Jorge Pellicer,* Pablo Domínguez,** Maja Kostic***

 

Resumen: El macizo Sinjajevina-Durmitor en el norte de Montenegro es uno de los pastos de montaña más grandes de Europa, con una biodiversidad única, que ha coevolucionado con el pastoralismo local a lo largo de milenios. En 2019, solo dos años después de su incorporación a la OTAN, Montenegro inauguró un polígono de entrenamiento militar en el seno de Sinjajevina, junto a tropas de Estados Unidos, Italia, Austria, Eslovenia y Macedonia del Norte, sin estudio público de impacto ambiental, socioeconómico ni sanitario, en contra del deseo de las poblaciones afectadas y de una mayoría de la opinión pública del país y de las más de veinte mil firmas que en 2020 lograron paralizar el proyecto de militarización hasta el día de hoy. De hecho, el país balcánico se encuentra también en proceso de adhesión a la Unión Europea y ensalza su filiación al nuevo Pacto Verde Europeo que contraviene en gran medida lo que está realizando en Sinjajevina. De esta manera, la Unión Europea y el presente proceso de adhesión parecen por el momento las mejores garantías del actual freno al proyecto militar, mientras el caso de Sinjajevina deviene un perfecto ejemplo de la fuerza que pueden tomar las comunidades locales afectadas al conectarse a nivel nacional e internacional.

Palabras clave: Unión Europea, Montenegro, OTAN, Pacto Verde Europeo, comunidades locales.

 

Abstract: The Sinjajevina-Durmitor massif in northern Montenegro is one of the largest mountain pastures in Europe, with a unique biodiversity that has co-evolved with local pastoralism over millennia. In 2019, only two years after its accession to NATO, Montenegro inaugurated a military training range in Sinjajevina with USA, Italy, Austria, Slovenia, and North Macedonia troops, without any public environmental, socio-economic, or health impact study, against the affected populations and a majority of the country’s public opinion, as well as against more than 20,000 signatures, and that reached in 2020 to leave the militarization project in standby until today. In fact, the Balkan country is also in the process of joining the European Union and is extolling its filiation with the new European Green Deal, which at the same time contravenes what it is doing in Sinjajevina. Thus, the EU and the current accession process seem for the moment to be the best guarantor of the present brake on the military project, while the case of Sinjajevina becomes a perfect example of the strength that affected local communities can take by connecting nationally and internationally.

Keywords: EU, NATO, Montenegro, European Green Deal, local communities.

 La revista Ecología Política se publica gracias al apoyo de sus suscriptores. Pasado un año desde su publicación, los contenidos pasan a ser de libre acceso. Para seguir leyendo suscríbete o compra el artículo en pdf.

Comprar artículo Suscríbete