«Agri-culturas» inquietas: paradojas del populismo, el nacionalismo y el localismo en el Reino Unido post-Brexit

ENGLISH version

 

Anoushka Zoob Carter*

 

Resumen: La relación entre la agricultura y la erosión de los ecosistemas ha sido ampliamente estudiada, pero las maneras en que las políticas de derecha interactúan con las políticas rurales de agricultura y las cuestiones ecológicas no están tan claras. En este artículo se emplea el término agri-cultura(s) para explorar la relación dinámica entre los alimentos y la sociedad a través de un análisis del discurso establecido alrededor de visiones diferentes y contrapuestas de la agri-cultura en el Reino Unido post-Brexit. A pesar de que algunos actores políticos anuncian un «Brexit verde», este artículo identifica varias paradojas en la campaña populista para abandonar la Unión Europea en el contexto de la agri-cultura. Bajo el barniz de una ecología patriótica y un nacionalismo verde ecomodernista popularizado por el Gobierno conservador, el futuro de la agri-cultura parece enfocado hacia la revitalización del capitalismo neoliberal. Este camino podría obstaculizar la acción de los movimientos que luchan por las democracias alimentarias localizadas y las políticas rurales emancipatorias.

Palabras clave: Brexit, agri-cultura, neoliberalismo, ecomodernismo, nacionalismo verde

 

Abstract: The relationship between agriculture and eroding ecosystems has been widely studied, but less understood are the ways that right-wing politics interact with the rural politics of agriculture and ecological issues. Employing the term agri-culture(s), this article explores the dynamic relationship between food and society through an analysis of the discourse surrounding different and conflicting visions for agri-culture in the UK post-Brexit. Despite some political actors depicting a ‘Green Brexit’, this article identifies several paradoxes that exist around the populist campaign to leave the EU in the context of agri-culture. Beneath the veneer of a patriotic ecology and an ecomodernist green nationalism popularised by the Conservative government, the future of agri-culture appears to be geared towards revitalising neoliberal capitalism. Such a path may well further hinder movements for localised food democracies and emancipatory rural politics.

Keywords: Brexit, agri-culture, neoliberalism, ecomodernism, green nationalism

 

 

 

Introducción

«Los agricultores y productores de alimentos son de vital importancia para la esencia de una nación», informó el Farmers Guardian a sus seguidores del Reino Unido en medio de la pandemia de COVID-19 en 2020 (Briggs, 2020). A pesar de su supuesta importancia, muchos agricultores se encuentran frente a un futuro incierto para la agri-cultura ahora que el Reino Unido ha abandonado la Unión Europea (UE). La incesante campaña del Partido Conservador para dislocar al Reino Unido de la UE está visibilizando la problemática sobre cómo será el futuro de la agri-cultura en el país. En este artículo se emplea el término agri-cultura(s) para destacar las relaciones dinámicas entre los alimentos y la sociedad y demostrar que las políticas agrícolas aparentemente «verdes» engloban muchos tipos de ideologías. 

Esta investigación arroja luz sobre los tropos matizados y a menudo paradójicos relacionados con el populismo, el nacionalismo y el localismo tal y como se presentan en las discusiones sobre el futuro de las agri-culturas del Reino Unido. Aunque su definición esté discutida y sea específica para cada contexto, aquí se utilizará el término populismo para referirse a la política generada en torno al referéndum del Brexit y la campaña para abandonar la UE, cuyo resultado fue el voto a favor de la separación de la mitad de los agricultores (Reynolds, 2020). Este tipo de populismo reside en una retórica que habla y actúa en nombre del «pueblo británico», reclama lo que significa «ser británico» y desafía el «elitismo» de la UE que amenazaría la soberanía británica (Clarke y Newman, 2017; Iakhnis et al., 2018). A pesar de que el Brexit brindó una oportunidad para un cambio sistémico, este artículo muestra una ola de nacionalismo. Este tipo de nacionalismo instrumentaliza las políticas verdes en la agricultura para revitalizar, y no para desmantelar, el capitalismo neoliberal; el mismo sistema que está erosionando los ecosistemas y amenaza las democracias alimentarias, que es de lo que se acusa a la UE (Gordon y Hunt, 2019; Cadieux y Slocum, 2015; Järvensivu et al., 2018).

 

El barniz de populismo verde

El paisaje populista del Brexit parece tener una fachada verde, con la degradación ecológica como una preocupación clave. Se culpa de ella principalmente a la Política Agrícola Común (PAC) de la UE (Gove, 2018). Algunas figuras políticas acusaron a la PAC de frenar la «gran agricultura británica». Por tanto, abandonarla permitiría la recuperación del suelo británico y, a la vez, proteger a los «custodios» del campo (Villiers, 2020; De Bellaigue, 2020). Otros políticos conservadores apoyaron abandonar la PAC para escapar de la «camisa de fuerza» que impedía abrazar de lleno una innovación tecnológica (Gove, 2019; Courts, 2018). Un análisis más profundo de estas críticas revela una agenda neoliberal que busca consolidar e intensificar la producción agrícola mediante procesos excluyentes.

La innovación está implícita en la agenda del «Brexit verde». El secretario de Industria del Reino Unido ha descrito al agricultor británico moderno como «una navaja suiza de habilidades»: ingeniero, ambientólogo, analista de datos y bioquímico. Pero un futuro como este implica una dependencia de la robótica, y perfectamente podría llevar a que los agricultores supieran más de inteligencia artificial que de sistemas ecológicos (Department for Business, Energy and Industrial Strategy y Department for Environment, Food, and Rural Affairs, 2019; Bell, 2019). Este entusiasmo por la tecnología distrae de la visión neoliberal con la que se miran las pequeñas explotaciones agrícolas. Mientras un economista pretende que el Gobierno deje de apoyar «explotaciones agrícolas improductivas y no rentables» (Shanker, 2019), un consejero del Tesoro cree que el Reino Unido podría deshacerse de la agricultura por completo; depender de las importaciones y seguir siendo rico (Tasker, 2020). Aunque las explotaciones agrícolas sobrevivan a tal destino, parece que les espera un futuro exclusivamente dependiente de la tecnología, orquestado por el Partido Conservador.

Al estilo más puramente ecomodernista, el Partido Conservador falla en su diagnóstico del problema de la pérdida de biodiversidad causada por la agricultura. En lugar de replantear la incidencia del crecimiento económico en el deterioro de los ecosistemas de los que depende la agricultura, se destinan cantidades ingentes de dinero a la tecnología dentro de las granjas para preparar una «cuarta revolución agrícola» (Gove, 2019). Sin embargo, la tecnología es política, y muchos pequeños agricultores tienen sus razones para sentirse excluidos por una posible falta de preocupación por su supervivencia en este tecnofuturo. Ante la propuesta de la explotación a gran escala a través de la agricultura de precisión y de «robots agrícolas limpios», muchos pequeños agricultores temen pérdidas asociadas a estas prácticas, tanto en la escala humana de la agricultura como en la actitud colectiva de la sociedad acerca de dónde se originan los alimentos (Farmwel, 2017; Campaign to Protect Rural England, 2017).

Algunos pequeños agricultores perciben la tecnofilia del establishment político como una amenaza al sentido de pertenencia que crean las comunidades rurales (Campaign to Protect Rural England, 2017). Esta amenaza queda plasmada en los paisajes desprovistos de ganadería mostrados en un polémico documental emitido por Channel 4 titulado Apocalypse Cow: How Meat Killed the Planet (2020). La película propone un futuro tecnológico en el que la carne y los cereales se fabrican en laboratorios para erradicar su contribución al ecocidio del campo británico y al colapso climático. Los modelos de producción «libres de granjas» que se muestran en la película refuerzan una visión de una Gran Bretaña sin sector agrícola, mientras la pérdida de puestos de trabajo de agricultores se presenta como un mal necesario en favor de la tecnoeficiencia. Este tipo de visiones son las que alienta la campaña «Apoya la Agricultura Británica» del Sindicato Nacional de Agricultores (NFU, por sus siglas en inglés) para defender a los ganaderos contra las condenas de los activistas (National Farmers Union, 2020a; 2020b; Beament, 2020). Apocalypse Cow es un recordatorio de que el ecotecnomodernismo a menudo relega las emociones a un segundo plano para permitir la «innovación sostenible» y la «racionalidad».

Imagen 1: «Apoya la Agricultura Británica» recortado en un campo de cultivo. Fuente: NFU Online, 2016 https://www.nfuonline.com/news/latest-news/back-british-farming-day-2016/

 

El nacionalismo cultural y el conservadurismo verde

La política conservadora verde ha emergido en las discusiones sobre la nueva Ley Agrícola del Reino Unido. Algunos miembros de la Red Conservadora del Medio Ambiente (CEN, por sus siglas en inglés) presentaron esta ley como una oportunidad para reclamar poder movilizando un nacionalismo cultural. Al percibirse a sí mismos como los «originales conservacionistas», reivindicaron el Brexit como una «oportunidad que se presenta una vez por generación» para apoyar a los agricultores británicos como se merecen en su calidad de custodios de «nuestro» campo (Goldsmith, 2018). Bajo la nueva Ley Agrícola, se han establecido «nuevos contratos ambientales de gestión de tierras». Estos contratos consisten básicamente en el compromiso de los propietarios de tierras de, entre otras cosas, secuestrar carbono y mantener los ecosistemas para obtener una recompensa monetaria por «servicios» ecológicos en lugar de por los alimentos que producen. Sin embargo, junto con la ya mencionada amenaza de consolidar las explotaciones agrícolas neoliberales, algunos autores sugieren que, en un futuro en que la agricultura gire más en torno a la salud ecológica que en torno a la producción de alimentos, los agricultores que votaron a favor del Brexit podrían encontrarse entre los mayores perjudicados (Reynolds, 2020).

La política «verde» de la Ley Agrícola está envuelta en un nacionalismo populista verde:

[¿Qué] hace a la gente sentirse orgullosa de ser británica? El Servicio Nacional de Salud y también nuestro campo. La protección del medioambiente no es solo la opción moralmente correcta para las generaciones futuras… no es solo el modelo económico futuro para nuestra nación: es el camino a una mayoría conservadora (Richards, 2019).

Sin embargo, las granjas son características de la mayor parte del campo británico y, a la luz del sistema económico neoliberal en el que se enmarcan estas políticas «verdes», algunos sugieren que, si fuera necesario, los conservadores no dudarían en sacrificar los intereses de los agricultores para ganar votos de gente que disfruta observando pájaros y mariposas (Reynolds, 2020).

El partido conservador también ha atacado la PAC de la UE al potenciar una especie de ecología patriótica. Quizá lo expresa mejor Paul Kingsnorth (2017), un elemento clave del polémico movimiento de ecología profunda en el Reino Unido: «[¿Cómo] sonaría un nacionalismo verde benevolente? Si quieres proteger y nutrir tu patria, entonces tienes que nutrir también sus bosques y sus ríos… ¿Qué hay más patriótico que eso?». Los miembros del CEN incluyen incluso a los insectos en su patriotismo verde para instrumentalizar la ecología con el fin de «unificar la nación». El CEN echa la culpa a la PAC por diezmar el campo británico y las praderas de flores silvestres, y afirma que un «Brexit verde» puede permitir que las «abejas británicas» prosperen de nuevo (Bradley, 2018). Sin embargo, el objetivo final subyacente de esta ecología patriótica es conseguir la «regeneración económica» (Richards, 2019).

Por otra parte, el partido euroescéptico de extrema derecha UK Independence Party (UKIP) se hace eco del discurso de los agricultores como custodios. El UKIP jugó un papel significativo en la salida del Reino Unido de la UE a través del conservadurismo patriótico que condenaba el ataque de la UE a la soberanía británica. Este partido afirma que los agricultores británicos son custodios del campo, y que la UE se ha asegurado de que los propietarios más ricos tengan prioridad sobre las explotaciones agrícolas familiares y los arrendatarios agrícolas (Hamilton, 2019). Presentar a los residentes de zonas rurales como custodios amenazados por una clase urbana indiferente también es un vestigio de la historia del agrofascismo en Inglaterra. Igual que el UKIP, la Unión Británica de Fascistas (BUF, por sus siglas en inglés) a principios del siglo xx defendía las explotaciones agrícolas independientes, familiares y autosuficientes (Warren, 2017).

 

Consumir nacionalismo económico

En el contexto de la política agrícola, el nacionalismo es un artículo de consumo. El NFU ha hecho propaganda tanto en las redes como fuera de ellas para animar a la gente a comprar productos locales y británicos en un llamamiento contra las campañas ecologistas que critican las explotaciones ganaderas y el consumo de carne (National Farmers Union, 2020b; Case, 2019). Cuestionar el futuro de la industria ganadera se presenta como una amenaza a la «esencia del patrimonio rural británico» (National Farmers Union, 2020a).

Tras el Brexit, el UKIP también adoptó una especie de patriotismo alimentario para marcar su nacionalismo económico, con la esperanza de inculcar a los consumidores los beneficios de comprar productos locales (Hamilton, 2019). Sin embargo, el discurso de localismo alimentario del UKIP no podría estar más alejado del de los movimientos que critican las desigualdades estructurales de las relaciones de capital en la producción alimentaria, como los que abogan por la soberanía alimentaria (por ejemplo, Tilzey, 2019). En lugar de ello, el UKIP más bien persigue una repetición colonial del nacionalismo económico. Las paradojas acarreadas por los partidos de extrema derecha y su economía neoliberal están lejos de sorprender; al fortalecer «nuestra economía rural» y poner el producto británico en el mapa de nuevo, el UKIP pretende reinstaurar la maltrecha soberanía del Estado nación (Hamilton, 2019). Lo preocupante es que el NFU también presenta el aumento de la productividad agrícola como precursor del nuevo lugar de la agricultura, en el centro del «resurgimiento de Gran Bretaña como una gran nación comercial». Pero este patriotismo neoliberal contradice los discursos del nacionalismo cultural abrazados por otros representantes del NFU, que quieren proteger a las comunidades rurales de la pérdida de sus tradiciones por culpa de futuros acuerdos comerciales para importar alimentos baratos (National Farmers Union, 2019; 2020c).

El 47 % del total de los alimentos del Reino Unido proviene de fuera del país: una vulnerabilidad que se ha puesto de manifiesto durante la pandemia de COVID-19 (Landworkers Alliance, 2020). Aunque apoyar la «economía local de la tierra» y los circuitos alimentarios cortos es importante para una transición socialmente justa de la alimentación, los hábitos de consumo patrióticos, el nacionalismo verde y el localismo defensivo son insuficientes para conseguirla. La transformación de las condiciones sistemáticamente injustas en las cuales trabajan muchos agricultores requiere invertir en la construcción de un sistema alimentario local diverso y resiliente. Evitar esto no solo dificultará el surgimiento de cualquier tipo de política emancipatoria rural, sino que también desatenderá el descontento de los agricultores, y ya se ha observado que esto impulsa el apoyo rural al populismo de derechas en toda Europa. 

 

Conclusiones

El populismo de derechas contemporáneo en Europa tiene una fuerte base electoral rural, y a ello contribuye la amenaza general de la pérdida de suelo cultivable y de puestos de trabajo de pequeños agricultores (Mamonova y Franquesa, 2019). Este artículo ha subrayado brevemente que el nacionalismo verde, el patriotismo alimentario y el localismo defensivo poco pueden hacer por reestructurar de forma radical la manera en que se controlan, se distribuyen y se producen los alimentos ni cómo se accede a ellos. En lugar de esto, esconden un deseo imperialista de volver a colocar al comercio británico en el mapa de los circuitos globales agroalimentarios y un sesgo excluyente hacia un futuro de agricultura industrial basada en la tecnología. La nueva Ley Agrícola podría resultar otro método de greenwashing del capitalismo neoliberal que sortea la necesidad de una reforma sistémica de las relaciones agri-culturales.

Las tecnosoluciones ecomodernas a los retos ecológicos de la agricultura, como los alimentos sin granjas, no solo vuelven la producción de alimentos menos visible para la sociedad, sino que además aceleran su producción industrial. Así, refuerzan la ilusión de que las personas están separadas del resto de la naturaleza. No afrontar la necesidad de apoyar la producción agroecológica de alimentos a pequeña escala en el interior del Reino Unido y defender, en su lugar, la dependencia de un sistema alimentario global ilógico y éticamente cuestionable solo conseguirá marginar a las comunidades locales y poner trabas a los movimientos que luchan por las políticas emancipatorias de las democracias alimentarias locales.

 

Referencias

Beament, E., 2020. «Celebrities Urged to Be Wary of How Veganism Promotion Can Victimise Farmers». The Belfast Telegraph (25 de febrero). Disponible en: https://www.belfasttelegraph.co.uk/news/uk/celebrities-urged-to-be-wary-of-how-veganism-promotion-can-victimise-farmers-38989702.html, consultado el 18 de marzo de 2020.

Bell, S., 2019. «Cutting Pesticides. Is Technology the Answer?». Disponible en: https://policy.friendsoftheearth.uk/opinion/cutting-pesticides-technology-answer, consultado el 21 de marzo de 2020.

Bradley, B., 2018. «The Best Brexit for Bees». Conservative Environment Network (17 de diciembre). Disponible en: https://www.cen.uk.com/our-blog/2018/12/17/ben-bradley-the-best-brexit-for-bees, consultado el 21 de marzo de 2020.

Briggs, B., 2020. «From the Editor: Through These Testing Times, We are Here for You». Farmers Guardian (8 de marzo). Disponible en: https://www.fginsight.com/blogs/from-the-editor-through-these-testing-times-we-are-here-for-you, consultado el 19 de marzo de 2020.

Cadieux, K. V., y R. Slocum, 2015. «What Does It Mean to Do Food Justice?». Journal of Political Ecology, vol. 22.

Campaign to Protect Rural England (CPRE), 2017. «Uncertain Harvest: Does the Loss of Farms Matter?» Disponible en: https://www.cpre.org.uk/wp-content/uploads/2019/11/CPREZUncertainZHarvest.pdf, consultado el 21 de marzo de 2020.

Case, P., 2019. «Farmers Hit Back Against Anti-Meat Agenda with New Campaign». Farmers Weekly (6 de noviembre). Disponible en: https://www.fwi.co.uk/livestock/beef/farmers-hit-back-against-anti-meat-agenda-with-new-campaign, consultado el 19 de marzo de 2020.

Clarke, J., y J. Newman, 2017. «People in This Country Have Had Enough of Experts: Brexit and the Paradoxes of Populism». Critical Policy Studies, 11 (1), pp. 101-116.

Courts, R., 2018. «It Is Within Our Power to Save Our Precious Natural Inheritance». Disponible en: https://www.cen.uk.com/our-blog/2018/10/16/it-is-within-our-power-to-save-our-precious-natural-inheritance, consultado el 19 de marzo de 2020.

De Bellaigue, C., 2020. «The End of Farming?». The Guardian (25 de febrero). Disponible en: https://www.theguardian.com/environment/2020/feb/25/the-end-of-farming-rewilding-intensive-agriculture-food-safety, consultado el 21 de marzo de 2020.

Department for Business, Energy, and Industrial Strategy (DBEI) y Department for Environment, Food, and Rural Affairs (DEFRA), 2019. «Business Secretary Calls for New Tech Revolution in Agriculture». Disponible en: https://www.gov.uk/government/news/business-secretary-calls-for-new-tech-revolution-in-agriculture, consultado el 20 de marzo de 2020.

Farmwel, 2017. «A Blueprint for Agricultural Land Use and Food Production in the UK». Disponible en: https://www.farmwel.org.uk/Policy.html, consultado el 19 de marzo de 2020.

Goldsmith, Z., 2018. «The Agriculture Bill Is a Chance to Help Farming Thrive and Restore the Environment». ConservativeHome (29 de agosto). Disponible en: https://www.conservativehome.com/platform/2018/08/zac-goldsmith-the-agriculture-bill-is-a-chance-to-help-farming-thrive-and-restore-the-environment.html, consultado el 15 de marzo de 2020.

Gordon, C., y K. Hunt, 2019. «Reform, Justice, and Sovereignty: A Food Systems Agenda for Environmental Communication». Environmental Communication, 13 (1), pp. 9-22.

Gove, M., 2018. «Farming for the Next Generation. Transcript of a Speech Made at the Oxford Farming Conference 2018». Disponible en: https://www.gov.uk/government/speeches/farming-for-the-next-generation, consultado el 20 de marzo de 2020.

Gove, M., 2019. «A World to Win. Transcript of a Speech to National Farmers Union on 19th Feb». Disponible en: https://www.gov.uk/government/speeches/a-world-to-win, consultado el 23 de marzo de 2020.

Hamilton, N., 2019. «Golden Future for Farming and Food». National UKIP News (6 de diciembre). Disponible en: https://www.ukip.org/national-ukip-news-item.php?id=260, consultado el 19 de marzo de 2020.

Iakhnis, E., B. Rathbun, J. Reifler et al., 2018. «Populist Referendum: Was “Brexit” an Expression of Nativist and Anti-Elitist Sentiment?». Research & Politics, 5 (2).

Järvensivu, P., T. Toivanen, T. Vaden et al., 2018. «Global Sustainable Development Report 2019 Drafted by the Group of Independent Scientists». Disponible en: https://bios.fi/bios-governance_of_economic_transition.pdf, consultado el 20 de marzo de 2020.

Kingsnorth, P., 2017. Confessions of a Recovering Environmentalist and Other Essays. Mineápolis, Graywolf.

Landworkers Alliance (LWA), 2020. «Landworkers’ Alliance Calls for Measures to Increase UK Food Resilience in Light of Coronavirus Outbreak». Disponible en: https://landworkersalliance.org.uk/lwa-measures-food-resilience/, consultado el 23 de marzo de 2020.

Mamonova, N., y J. Franquesa, 2019. «Populism, Neoliberalism, and Agrarian Movements in Europe. Understanding Rural Support for Right‐Wing Politics and Looking for Progressive Solutions». Sociologia Ruralis.

National Farmers Union (NFU), 2019. «NFU Calls for Trade and Standards Commission to Uphold Food Values Post-Brexit». Disponible en: https://www.nfuonline.com/back-british-farming/campaign-news/nfu-calls-for-trade-and-standards-commission-to-up/, consultado el 13 de marzo de 2020.

National Farmers Union (NFU), 2020a. «NFU Responds to Apocalypse Cow Documentary». Disponible en: https://www.nfuonline.com/news/latest-news/nfu-responds-to-iapocalypse-cow-idocumentary/, consultado el 23 de marzo de 2020.

National Farmers Union (NFU), 2020b. «Back British Farming». Disponible en: https://www.nfuonline.com/back-british-farming/, consultado el 23 de marzo de 2020.

National Farmers Union (NFU), 2020c. «Pride & Provenance Campaign». Disponible en: https://www.nfuonline.com/about-us/our-offices/north-east/north-east-key-content/pride-provenance-campaign/, consultado el 23 de marzo de 2020.

Reynolds, S., 2020. «Future Farming, Brexit, Agriculture, and Wildlife». Disponible en: http://blogs.bath.ac.uk/iprblog/2020/03/02/future-farming-brexit-agriculture-and-wildlife/, consultado el 19 de marzo de 2020.

Richards, S., 2019. «The Embrace of Green Conservatism Can Unite and Restore Our Divided Nation». Conservative Environment Network (19 de julio). Disponible en: https://www.cen.uk.com/our-blog/2019/7/19/the-embrace-of-green-conservatism-can-unite-and-restore-our-divided-nation, consultado el 10 de febrero de 2020.

Shanker, S. A., 2019. «Fertile Ground: Opportunities and Challenges for UK Agriculture». Disponible en: https://iea.org.uk/wp-content/uploads/2019/06/Fertile_Ground.pdf, consultado el 24 de marzo de 2020.

Tasker, J., 2020. «Defra Adviser Slammed over “Farmers not Needed” Comments». Farmers Weekly (2 de marzo). Disponible en: https://www.fwi.co.uk/news/farm-policy/defra-adviser-slammed-over-farmers-not-needed-comments, consultado el 20 de marzo de 2020.

Tilzey, M., 2019. «Food Democracy as “Radical” Food Sovereignty: Agrarian Democracy and Counter-Hegemonic Resistance to the Neo-Imperial Food Regime». Politics and Governance, 7 (4), pp. 202-213.

Villiers, T., 2020. «A Vision for Future Farming». Disponible en: https://www.gov.uk/government/speeches/a-vision-for-future-farming, consultado el 20 de marzo de 2020.

Warren, A. J., 2017. «Britain’s Green Fascists: Understanding the Relationship between Fascism, Farming, and Ecological Concerns in Britain, 1919-1951». UNF Graduate Theses and Dissertations, 755.

 

Filmografía

Apocalypse Cow: How Meat Killed the Planet, 2020. Dir. P. Gauvain. Londres, Channel 4.

* Human Ecology Division, Lund University, Suecia. E-mail: anoushkacarter@hotmail.co.uk.

Descargar artículo