Tours caníbales puesto al día: La ecología política del turismo

Robert Fletcher*  

 

Introducción 

Quisiera comenzar el presente ensayo analizando brevemente dos empresas turísticas diferentes.

La primera es el hotel de lujo y Spa Emoya fuera de Bloemfontein, en Sudáfrica (Büscher y Fletcher, 2016). Como parte de su conjunto de ofertas, Emoya anuncia una estancia en una ciudad de chabolas simulada donde los clientes pueden experimentar “una población tradicional (del estilo de un asentamiento informal), asentada en un entorno seguro de una Reserva Privada de Caza” (http://www.emoya.co.za). Se trata, según el reclamo de la compañía, “¡del único barrio de chabolas en el mundo equipado con calefacción de suelo radiante y conexión inalámbrica a internet!”. Con capacidad para 52 huéspedes a razón de 550 rand (unos 44 dólares EE.UU.) por persona y noche, la experiencia se comercializa como ideal para “la formación de equipos, braais (una barbacoa de Sudáfrica), fiestas temáticas de lujo y una experiencia para toda la vida”.

Chabolas Emoya. (Fuente: http://pictures.mightytravels.com)
Chabolas Emoya. (Fuente: http://pictures.mightytravels.com)

A partir de ahí, pasamos a Los Campesinos, cerca de Quepos, en la costa del Pacífico de Costa Rica, donde los miembros de una cooperativa local de productores de vainilla han desarrollado una empresa de ecoturismo basado en la comunidad (Fletcher, 2014). Accesible únicamente mediante transporte privado, por una pista apta solo para coches de todo terreno, se ofrecen solo tres cabañas de madera con capacidad para un total de doce personas, en literas de madera simples. Las atracciones incluyen un puente colgante sobre el cañón de un río y una cascada, una caminata guiada por una reserva natural y, para los más aventureros, una excursión haciendo rapel por la propia cascada. Las comidas se sirven en una pequeña cantina junto a las cabinas con vistas al cañón.

La revista Ecología Política se publica gracias al apoyo de sus suscriptores. Pasado un año desde su publicación, los contenidos pasan a ser de libre acceso. Para seguir leyendo suscríbete o compra el artículo en pdf.

Comprar artículo Suscríbete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *