ERPI Europa: Entender, resistir y construir alternativas a la extrema derecha populista

Jaume Franquesa* y Natalia Mamonova**

 

Resumen: ERPI (Emancipatory Rural Politics Initiative) es una red académico-activista que tiene por objetivo comprender tanto el auge rural del populismo de derechas como las resistencias que se alzan frente a él. En tanto que miembros de esta red los autores han llevado a cabo un proyecto de investigación, comparando distintos Estados europeos, que ha arrojado dos conclusiones principales. La primera, que la raíz del crecimiento del populismo autoritario o de derechas debe buscarse en la crisis del capitalismo neoliberal y sus profundos efectos sobre el mundo rural europeo. La segunda, que marco de la soberanía alimentaria es el más propicio para articular coaliciones rurales progresistas capaces de hacer frente al auge de este populismo reaccionario.

Palabras clave: Mundo rural, Europa, crisis neoliberal, populismo autoritario, soberanía alimentaria

 

Abstract: The Emancipatory Rural Politics Initiative (ERPI) is a scholar-activist community that aims at understanding the rise of right-wing populism in the rural world, as well as the forms of resistance being built against it. As members of this network, the authors conducted a multi-country research project on the causes, consequences and cures of right-wing populism in rural Europe. Two main conclusions stem from the results of this project. First, that the root cause of right-wing populism is the fundamental crisis of neoliberal capitalism, which is especially pronounced in the European countryside. Second, that food sovereignty has the potential to mobilize various progressive rural across the continent and act as a counterforce to the spread of right-wing populism. 

Keywords: rural world, Europe, neoliberal crisis, authoritarian populism, food sovereignty

 

 

 

Introducción

En los últimos años, a lo largo y ancho de Europa, los partidos y movimientos de la derecha populista han ido ganando fuerza, escudados en una retórica nacionalista y xenófoba. Han promovido una visión jerárquica y autoritaria del orden social y han explotado el resentimiento y el malestar incubados en amplias capas de la población. Aunque no se trate de un fenómeno de ámbito exclusivamente rural, estas fuerzas políticas reaccionarias parecen encontrar un buen caldo de cultivo en este medio, donde su popularidad es alarmante. No obstante, la Iniciativa para una Política Rural Emancipadora[1] (ERPI, por sus siglas en inglés) nace con la convicción de que el mundo rural también puede ofrecer (y ofrece) soluciones progresistas ante este reto.

ERPI es una comunidad académico-activista que tiene por objetivo comprender tanto el auge rural del populismo de derechas como las resistencias que se alzan frente a él, partiendo de la premisa de que la salida a la crisis política que vivimos requiere de la construcción de alternativas desde abajo. Nuestro equipo —ERPI Europa—[2] incluye investigadores, activistas rurales y representantes de ONG y de movimientos sociales. Trabajamos para tejer la red ERPI en Europa y para encontrar soluciones al auge del populismo autoritario en nuestro continente (Franquesa, 2019).

 

Neoliberalismo y crisis del campo

Para comprender las causas y consecuencias de este auge, el equipo de ERPI Europa ha llevado a cabo un proyecto de investigación en el que se comparan distintos Estados europeos (Mamonova y Franquesa, 2020). Los resultados de este estudio indican que la raíz del crecimiento del populismo de derecha y extrema derecha se encuentra en la crisis del capitalismo neoliberal, especialmente pronunciada en el medio rural. Es evidente que la política agraria común de la Unión Europea ha beneficiado a las grandes empresas orientadas a la producción industrial en detrimento de los pequeños agricultores: solo en la última década, el número de agricultores en Europa ha disminuido en un tercio. En las áreas rurales no agrícolas, la desindustrialización y el desmantelamiento de las funciones sociales del Estado han causado un profundo declive de su economía y su red de infraestructuras, y esto ha acentuado el sentimiento de abandono de sus habitantes.

Esta crisis del capitalismo neoliberal es indisociable del desgaste y la consiguiente crisis de los mecanismos de representación de las democracias liberales continentales. La falta de alternativas frente a este proceso es especialmente clara en las zonas rurales. Ello se debe a su bajo peso demográfico y electoral (apenas el 28 % de la UE-28), que demasiado a menudo se traduce en olvido e inacción por parte de las instituciones y la clase política. El camino queda allanado por la escasez de movimientos y debates políticos en el medio rural y el carácter supuestamente apolítico de sus moradores. Así, la gran capacidad de influencia política de la agroindustria y las empresas transnacionales contrasta con la poca capacidad negociadora de los movimientos y los sindicatos agrarios. A ello hay que añadir la relativa ausencia de lazos de colaboración y solidaridad entre las distintas organizaciones agrarias y rurales, así como entre los activistas rurales y urbanos (por ejemplo, cooperativas de consumo). Ante esta carencia de representación política y de movimientos rurales progresistas fuertes, muchos habitantes del mundo rural han dado su apoyo a un populismo reaccionario que se muestra como el genuino representante del ciudadano común.

Imagen 1: Logo de ERPI. Fuente: https://www.iss.nl/en

 

Hacia la soberanía alimentaria

Así las cosas, ¿qué hacer? Puesto que la causa del populismo de derechas es el fracaso de la globalización neoliberal, creemos que los cambios cosméticos no pueden surtir efecto a largo plazo; hay que ir al fondo de la cuestión. Tenemos que poner a los productores de alimentos —no a las empresas multinacionales ni a las cadenas de supermercados— en el centro del sistema alimentario europeo. Para ello se necesita una transformación radical de las relaciones de poder, lo cual requiere de una movilización a gran escala de productores y consumidores. Creemos que la soberanía alimentaria —como concepto, práctica y horizonte— es capaz de articular esta movilización de grupos rurales diversos y actuar así de contrafuerza al populismo de derechas. La soberanía alimentaria afirma el derecho de los pueblos a acceder a alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, asequibles, producidos de forma sostenible y ecológica, y su derecho a decidir su propio sistema alimentario y productivo.

El movimiento europeo para la soberanía alimentaria se encuentra aún en formación y carece de la base organizativa e ideológica de sus equivalentes en varias regiones del Sur global. Para fortalecerlo y promover su desarrollo en el campo europeo, en nuestra investigación indicamos tres direcciones estratégicas. Para empezar, es necesario enfatizar el carácter político de los alimentos: las formas en las que los producimos, distribuimos y consumimos tienen que politizarse, es decir, devenir objeto de debate político. En segundo lugar, debe transformarse la manera como los habitantes del mundo rural entienden su lugar en la sociedad: los pequeños agricultores no representan una reliquia del pasado, sino un futuro sostenible. Pero, para que esto se cumpla, es necesario que ellos mismos lo crean, y para ello es preciso fomentar su autoestima. Y finalmente, hay que redefinir qué entendemos por movimiento rural progresista y huir de la tentación de creer que la solución recae en la mera introducción de la expresión soberanía alimentaria: debemos adaptar este concepto a la realidad del medio rural europeo, construir la movilización a partir de experiencias culturalmente específicas y de prácticas ya existentes en torno a la producción y el consumo de alimentos para dotarlas así de nuevo contenido político y de potencial emancipador.

 

Referencias

Franquesa, J., 2019. «Frente al fantasma que recorre Europa, Iniciativa para una Política Rural Emancipadora». Revista Soberanía Alimentaria, 36, pp. 36-37.

Mamonova, N., y J. Franquesa, 2020. «Populism, Neoliberalism and Agrarian Movements in Europe. Understanding Rural Support for Right-Wing Politics and Looking for Progressive Solutions». Sociologia Ruralis.

* Profesor Titular, Departament of Anthropology, State University of New York at Buffalo, Estados Unidos. 

** Investigadora, Russia and Eurasia Programme, Swedish Institute of International Affairs, Estocolmo, Suecia.

[1]. Véase https://www.iss.nl/en/research/hosted-iss/emancipatory-rural-politics-initiative.

[2]. Véase https://www.facebook.com/groups/235539647275100/.

Descargar artículo