La borrosa línea del poscrecimiento en Alemania

ENGLISH version

 

Felix Wilmsen*

Traducido por Melissa Schmidlin Roccatagliata

 

Resumen: Cada vez son más frecuentes en Alemania los intentos de grupos neonazis y de la Nueva Derecha «intelectual» de apoderarse de las ideas basadas en el poscrecimiento. Miembros de la extrema derecha han tomado como referencia figuras clave del movimiento poscrecimiento para alentar políticas racistas de segregación de la población en nombre de la homogeneidad étnica o cultural. Podría interpretarse como una crítica más hacia las políticas basadas en el crecimiento económico, pero en realidad se trata de una estrategia de mímica: se adapta la retórica del poscrecimiento con la intención de expandir y normalizar las ideas inhumanas de la extrema derecha. Mientras algunos defensores del poscrecimiento han alzado la voz al respecto —muchos de ellos con trayectorias basadas en el feminismo y en la crítica al capitalismo—, la mayoría tiende a ignorar o minimizar la situación. En este artículo, sostengo que el movimiento del poscrecimiento en Alemania debería prestar especial atención a la integración de sus ideas y retórica en el campo de las ideologías de extrema derecha y trazar una clara línea de separación. Una crítica al crecimiento emancipadora no debería utilizar la crisis ecológica para entorpecer la lucha por la justicia social. El movimiento del poscrecimiento en Alemania precisa de un consenso antifascista.

Palabras clave: extrema derecha, antifascismo, poscrecimiento, decrecimiento, Alemania

 

Abstract: Attempts by Neo-Nazis and the ›intellectual‹ New Right to take over post-growth ideas have become more frequent in Germany. Far-Right members have referred to key figures of the post-growth spectrum to call for racist segregation and population politics in the name of ethnic or ›cultural‹ homogeneity. What might read like common growth criticism follows a mimicry strategy: the adaptation of post-growth rhetoric is intended to transport and normalise their inhuman ideas. While some post-growth proponents have spoken up about it, most of them with a feminist and capitalist-critical background, the majority ignore or play down the issue. In this article, I argue that the post-growth spectrum in Germany should examine the integrability of its ideas and rhetoric in the field of Far-Right ideologies and draw a clear line. An emancipatory growth criticism should not play out the ecological crisis against struggles for social justice. It needs an anti-fascist consensus.

Keywords: Far Right, Anti-fascism, Post-growth, Degrowth, Germany

 

 

 

Introducción

En el otoño de 2012, un tal Landolf Ladig escribió en la revista neonazi alemana Volk in Bewegung: «La economía basada en el poscrecimiento y su aprecio por la regionalidad, la variedad, la falta de alienación, así como sus ideas sobre la reforma agraria y monetaria, podrían integrarse fácilmente en la visión del mundo de la oposición identitaria al sistema actual» (Ladig, 2012: 15). Ladig elogia explícitamente el modelo del destacado crítico alemán del crecimiento Niko Paech. Bajo el lema «Liberación del exceso», Paech (2012) se basa en la suficiencia regional y los estilos de vida frugales para liberarse del paradigma del crecimiento ecológicamente destructivo. Ladig, un declarado antiliberal, pretende así utilizar el modelo de Paech como argumento para rebatir el programa liberal y favorable al crecimiento económico del Partido Verde. Al promocionar una economía regionalizada y orientada al espacio, su objetivo se centra en «recuperar la misión ecologista» atrapada por la izquierda (Ladig, 2012: 13). Dicha economía no puede enfocarse en el crecimiento económico, argumenta, si no existe un desacoplamiento absoluto del consumo de recursos. En lugar de una economía globalizada, propone una «multiplicidad de áreas económicas subglobales» que deberían estar «en línea con áreas culturalmente establecidas» (Ladig, 2012: 15).

Gracias a los análisis lingüísticos del sociólogo Andreas Kemper (2019), se considera altamente probable que «Landolf Ladig» sea un alias de Björn Höcke: una figura prominente de la extrema derecha alemana y miembro del partido de derecha Alternative für Deutschland (AfD), que se dio a conocer por referirse al memorial del Holocausto en Berlín como un «monumento de la vergüenza» (Oltermann, 2017), entre otros escándalos. A pesar de que Höcke niega estar detrás del personaje de Ladig, también se ha referido a la economía del poscrecimiento de Paech con su nombre real (Kemper, 2019). Esto es sorprendente, ya que el partido al que pertenece Kemper no es sospechoso de criticar el crecimiento económico. Sin embargo, sorprende menos que, de todas las posibles corrientes del espectro alemán poscrecentista, Höcke utilice la versión orientada a la suficiencia, a la que corresponde el trabajo de Paech. Explicar esta apropiación no resulta complicado.

En la economía del poscrecimiento propuesta por Paech, las restricciones ecológicas tienen prioridad sobre la justicia social (Paech, 2016). Las relaciones de poder, especialmente las cuestiones de género, quedan excluidas (Dannemann y Holthaus, 2018). La responsabilidad del cambio social recae en el individuo, el cual debe reducir radicalmente su consumo. Un grupo de pioneros o «vanguardia» debería ejemplificar los cambios de estilo de vida necesarios y preparar para el colapso ecológico a los nichos sociales paralelos, que a su vez se verían fortalecidos por la recuperación de habilidades artesanales (Paech, 2016).

Esta economía del poscrecimiento también incluye monedas regionales con una tasa de interés negativa para eliminar el impulso estructural al crecimiento. Paech (2006; 2008) alude al teórico monetario Silvio Gesell, que desarrolló la idea de «reducción del dinero» en 1916, con su concepto del «orden económico natural» (natural economic order) (Gesell, 1958). Mediante la tasa de interés negativa, Gesell quería reducir todos los activos monetarios para garantizar igualdad de condiciones en la lucha social-darwinista por la supervivencia. Históricamente, su crítica al interés demostró ser compatible con el pensamiento antisemita (Geden, 1999; Altvater, 2004). El hecho de que no haya una sola palabra sobre esto en el trabajo de Paech encaja con la crítica deficiente que Ladig hace sobre el capitalismo. Según él, el fin de la prohibición medieval de crear riqueza a través de los intereses ha permitido un «crecimiento canceroso en todas las direcciones», lo que ha calificado como una «característica de nuestra degenerada época como civilización» (Ladig, 2012: 14).

En un artículo para el semanario alemán Die Zeit de 2017, Paech advirtió sobre el intento de alcanzar la justicia global a través de la «homogeneización cultural» y lo describió como un «impulso culturalmente destructivo» que la libertad de consumo europea ejerce sobre el resto del mundo y que desde su perspectiva fue una de las causas de migraciones de personas refugiadas (Paech, 2017). Este lenguaje incauto recuerda el etnopluralismo racista de la llamada Nueva Derecha «intelectual» (la versión alemana de la Nouvelle Droite en Francia y la Alt-Right en Estados Unidos), según el cual no deberían mezclarse «las culturas generadas de manera natural» en el mundo (Hufer, 2018).

Tales ambigüedades deben reflejarse críticamente en el espectro del poscrecimiento. Es cierto que la crítica al crecimiento dirigida contra el modo de vida imperial (Brand y Wissen, 2018) desarrollada en el Norte global tiene un gran potencial desde la perspectiva de la lucha por la justicia global. Sin embargo, utilizar la crisis ecológica contra las luchas por la justicia social puede resultar atractivo para la extrema derecha.

Imagen 1: ¿Una división natural? La crítica al crecimiento desde la extrema derecha muestra un carácter altamente excluyente y supone una amenaza para la justicia social. Fuente: Eveline de Bruin on Pixabay

 

Políticamente el «crecimiento» está abierto en todas las direcciones

La corriente poscrecentista orientada a la suficiencia es una fuente de preocupación para los integrantes de este movimiento con perspectivas feministas y críticas al capitalismo. Paech sigue siendo el crítico al crecimiento más prominente en los medios de habla alemana, sobre todo porque en 2006 introdujo su versión de la corriente de pensamiento basada en el término francés décroissance, denominada en alemán Postwachstum (‘poscrecimiento’). Desde entonces, el debate se ha vuelto más diverso y representantes de otras corrientes se han mostrado duros con la postura unilateral de orientación hacia la suficiencia de Paech.

Sin embargo, el trabajo de Paech es solo un ejemplo de un problema mucho más profundo. Crecimiento puede significar todo tipo de cosas: un aumento en la producción; un aumento del rendimiento de la materia y la energía extraídas del ecosistema global como recursos y devueltas como desechos (Daly, 1996); un aumento de la demanda como resultado de incentivar el consumo y de la competencia por el estatus de los consumidores (Rosa, 2014), o un aumento de la población. Con una gama tan amplia de significados, el término está igualmente abierto a las posturas políticas tanto de la izquierda como de la derecha (Eversberg, 2018).

Esto se vuelve particularmente evidente cuando se tiene en cuenta el supuesto problema de la «sobrepoblación». Herman Daly, un conocido crítico del crecimiento procedente de Estados Unidos, a menudo llama la atención sobre la necesidad de detener la inmigración y limitar la población nacional, en su criterio condiciones para una economía de Estado estable. Daly también plantea que tal economía estabilizada requiere de una población estable para mantener un consumo ecológico constantemente bajo (Daly, 2006; 2015).

En consecuencia, debería prevenirse la «migración masiva» (Daly, 2015: 130) a países cuya población solo está creciendo a través de la inmigración. En lugar de emigrar, dice Daly, las personas simplemente deben lidiar con la situación en la que les toca nacer (Daly, 2015).

En Alemania, activistas de extrema derecha adoptan con entusiasmo argumentos misantrópicos como estos para discriminar a los refugiados y otros migrantes, así como para pedir el cierre de las fronteras y la implementación de deportaciones rápidas. Sezession, una importante revista y un blog de debate para los «teóricos» de la Nueva Derecha, presenta numerosos ejemplos en los que los argumentos para criticar el crecimiento son la base de calumnias racistas y antiimigrantes. En 2015, Felix Menzel, activista de la agrupación de extrema derecha Identity Movement, argumentó, en una serie de artículos titulados «Wachstumskritik» (‘crítica al crecimiento’), que las personas de países con un nivel de consumo más bajo causarían un consumo total más alto a nivel mundial si migraban a países más ricos, al adaptar sus patrones de consumo al de estos países. Por lo tanto, debían mantenerse fuera de Alemania, nada menos que para protegernos, a «nosotros los alemanes» y «nuestra cultura» (Menzel, 2016), de la influencia extranjera. Menzel encuentra «evidencias» para su argumento de la obra Prosperity Without Growth de Tim Jackson (2011). Otro ejemplo es Jonas Schick, un activista del Identity Movement que ha publicado comentarios sobre las políticas climáticas de Alemania en los que hace referencia directamente a los argumentos de Daly y Paech (Schick, 2019a; 2019b; 2019c). Parece que la revista Sezession está cada vez más interesada en cubrir problemas ecológicos recientes.

Otro punto débil de las posiciones poscrecentistas es el concepto de «economías locales». Esta es una idea que juega un papel decisivo para la mayoría de los críticos del crecimiento, debido, entre otros beneficios, a que presenta una cadena de valor corta (Paech, 2012; Muraca, 2015; Schneider y Nelson, 2019). Este concepto, combinado con el patriotismo local y los esfuerzos de autarquía, puede convertirse en crucial para llevar a cabo políticas de cierre (Muraca, 2015; Gorostiza, 2019). En 2007, Alain de Benoist, mentor de la Nouvelle Droite, en su libro de crítica al crecimiento Demain, la décroissance!, intentó introducir el concepto racista de etnopluralismo en la discusión del poscrecimiento, con demandas de desglobalización y regiones culturalmente homogéneas y suficientes. Dos años después se publicó la versión en alemán (De Benoist, 2009). El pionero de la décroissance Serge Latouche estaba tan entusiasmado al respecto que se negó a distanciarse de De Benoist y, en cambio, recomendó tener en cuenta su actitud (Schmid, 2016).

El hecho de que las ideas localistas que abogan por una orientación unilateral hacia la suficiencia sean muy próximas al pensamiento de la extrema derecha no es una mera cuestión teórica. Se puede observar en la práctica en varias áreas rurales de Alemania donde los proyectos de asentamientos étnicos se están extendiendo a una velocidad cada vez mayor (Speit, 2019). La romantización de la vida rural comunitaria premoderna, la protección de los animales e incluso el veganismo no son patrimonio del ecologismo de izquierdas, sino que han estado presentes en el movimiento alemán étnico Völkisch desde finales del siglo xix. Por lo tanto, esta situación en la que la extrema derecha comparte argumentos con el ecologismo no se limita en modo alguno a la crítica al crecimiento; se extiende a todo el movimiento ecologista (Speit, 2019).

 

La apropiación de la extrema derecha se discute poco

En el mundo de habla alemana, algunos críticos del crecimiento han advertido que no se deben minimizar los intentos de apropiación de la extrema derecha (Muraca, 2015; Habermann y Humburg, 2017; Brand y Krams, 2018; Eversberg, 2018). Se ha cuestionado a Herman Daly y Alain de Benoist en la comunidad internacional del decrecimiento. Por ejemplo, el economista ecológico Giorgos Kallis (2018) ha expuesto argumentos en contra de una supuesta justificación ecológica para las políticas de cierre de fronteras. Otros activistas e investigadores del decrecimiento están desarrollando conceptos de economías locales que no equivalen a exclusión y cierre (Veillot et al., 2015; Schneider y Nelson, 2019). El pensador André Gorz, dentro de la corriente de la décroissance, ya advirtió en 1987 sobre la posibilidad de que las comunidades suficientes puedan convertirse en cárceles para sus miembros (Gorostiza, 2019). En Alemania, las escuelas de verano de decrecimiento, organizadas anualmente como parte de los campamentos climáticos, también han abordado el tema. La proximidad de algunos aspectos del movimiento del poscrecimiento con los del movimiento por la justicia climática parece estar dando sus frutos.

Al mismo tiempo, queda claro que estos debates —predominantemente liderados por grupos feministas y críticos al capitalismo, dentro de la comunidad más radical del decrecimiento— no han llegado al espectro más amplio del poscrecimiento. Estos grupos a menudo enfocan las críticas al crecimiento solo como una posible aproximación a un cuestionamiento de la estructura del capitalismo y su jerarquía (Schmelzer y Eversberg, 2016; Schoppek, 2018). En el caso del movimiento por la justicia climática, se trata también de una estrategia para acceder mejor al público en general que los grupos que promueven una agenda anticapitalista más agresiva (Brand y Krams, 2018). Por el contrario, el sociólogo Dennis Eversberg (2018) explica que la corriente socioliberal alemana del poscrecimiento, que impulsa reformas liberales con el objetivo de que las instituciones sean independientes del crecimiento económico, hasta ahora solo ha emitido algunas advertencias de carácter general para no involucrarse con populistas de derecha.

El político conservador Meinhard Miegel, crítico del crecimiento y promotor de una controvertida agenda de austeridad, parece rechazar el barbárico estilo populista sin adoptar una postura clara. Niko Paech tampoco ha hecho comentarios sobre la apropiación de su trabajo por parte de la extrema derecha. Una encuesta entre los participantes en la IV Conferencia Internacional de Decrecimiento, que tuvo lugar en Leipzig en 2014, mostró que aproximadamente una quinta parte de los encuestados cae en la categoría de «críticos de la civilización con orientación a la suficiencia» (Schmelzer y Eversberg, 2017: 348). Este grupo está muy inclinado hacia el trabajo de Paech y debe considerarse particularmente vulnerable en cuanto a la apropiación de sus ideas por la extrema derecha.

En Alemania, los críticos del crecimiento tienden a minimizar el problema de la apropiación de sus ideas por parte de la extrema derecha de forma ingenua o ignorante. No existe un consenso antifascista. La falta de líneas claras puede conducir a situaciones como la observada hasta hace poco en Italia, donde el movimiento Cinque Stelle, en parte crítico con el crecimiento, llevó a la Lega neofascista al Gobierno, y así allanó el camino para las mortíferas políticas de cierre de fronteras del entonces ministro de Interior, Matteo Salvini (Eversberg, 2018). Los avances de la Nueva Derecha tampoco deben trivializarse. Lo que podría interpretarse como una crítica común al crecimiento va seguido de una técnica de mimetismo (Salzborn, 2017): adaptar la retórica del poscrecimiento para normalizar y expandir las ideas inhumanas de la extrema derecha y dificultar la resistencia.

 

Hacia una crítica emancipadora del crecimiento

Si se la dirige contra el modo de vida imperial (Brand y Wissen, 2018) en el Norte global, que genera y reproduce desigualdades y condiciones de explotación y externaliza los costos ecológicos y sociales, la crítica del crecimiento puede ser una poderosa aproximación hacia la justicia global. En lugar de reducir y despolitizar este potencial con la perspectiva individualista del «hacer menos», como hace Paech, el punto de vista de la justicia global debe centrarse en alcanzar las condiciones necesarias para proveer una buena vida para todos. Esto significa cuestionar el modo de producción capitalista en su conjunto. La fuerza de esta emancipadora crítica al crecimiento radica en destacar la insuficiente disociación entre el consumo de recursos y el crecimiento económico, sin utilizar la crisis ecológica como excusa para boicotear la lucha por la justicia social y los derechos humanos, tal y como hace la extrema derecha.

El espectro del poscrecimiento debe establecer un límite claro cuando los grupos de personas y sus cuerpos son declarados un problema ecológico, las economías locales se acompañan de exclusiones racistas o una crítica en retrospectiva de la civilización deslegitima las luchas emancipatorias de los grupos marginados. Si no se dibuja una línea definida, no se puede esperar que los grupos que luchan por los derechos de las personas refugiadas y migrantes o los movimientos feministas y queer —que no pueden permitirse tales ambivalencias frente a la represión estatal autoritaria y los frecuentes ataques de la derecha— cooperen con grupos críticos del crecimiento.

Los críticos del crecimiento deben examinar la integración de sus ideas y su retórica en el campo de las ideologías de extrema derecha. Esto requiere la demarcación de posiciones inhumanas, así como solidaridad con las iniciativas antifascistas. Al menos en Alemania, el espectro del poscrecimiento necesita un consenso antifascista.

 

Referencias

Altvater, E., 2004. «Eine andere Welt mit welchem Geld? Über neoliberale Kritik der Globalisierungskritik, unbelehrte Ignoranz und Gesells Lehre von Freigeld und Freiland». Disponible en: http://userpage.fu-berlin.de/~roehrigw/altvater/altvater.pdf, consultado el 6 de noviembre de 2015.

Brand, U., y M. Krams, 2018. «Zehn Jahre Degrowth als radikale politische Perspektive: Potenziale und Hürden». Forschungsjournal Soziale Bewegungen, 31 (4), pp.18-26.

Brand, U., y M. Wissen, 2018. The Limits to Capitalist Nature. Theorizing and Overcoming the Imperial Mode of Living. Londres, Rowman & Littlefield.

Daly, H. E., 1996. Beyond Growth: The Economics of Sustainable Development. Boston, Beacon Press.

Daly, H. E., 2006. «Population, Migration, and Globalization». Migration, Globalization, and the Environment, 59 (2), pp. 187-190.

Daly, H. E., 2015. «Mass Migration and Border Policy». Real World Economics Review, 73, pp. 130-133.

Dannemann, H., y A. Holthaus, 2018. «Degrowth wächst an Geschlechterperspektiven: Genderaspekte in Degrowth-Konzeptionen und -Praxis». Forschungsjournal Soziale Bewegungen, 31 (4), pp. 71-79.

De Benoist, A., 2007. Demain, la décroissance! Penser l’écologie jusqu’au bout. París, Edite.

De Benoist, A., 2009. Abschied vom Wachstum: Für eine Kultur des Maßhaltens. Berlín, Junge Freiheit.

Eversberg, D., 2018. «Gefährliches Werben: Über die Anschlussfähigkeit der Postwachstumsdebatte gegenüber dem autoritären Nationalismus – und was sich dagegen tun lässt». Forschungsjournal Soziale Bewegungen, 31 (4), pp. 52-61.

Geden, O., 1999. Rechte Ökologie: Umweltschutz zwischen Emanzipation und Faschismus. Antifa Edition. Berlín, Elefanten Press.

Gesell, S., 1958. The Natural Economic Order. Londres, Peter Owen.

Gorostiza, S., 2019. «Problematising Self-Sufficiency: A Historical Exploration of the «Autarky Concept». En: E. Chertkovskaya, A. Paulsson y S. Barca. (eds.), Towards a Political Economy of Degrowth. Londres, Rowman & Littlefield.

Habermann, F., y A. Humburg, 2017. «Kreativ im Widerspruch». Die Tageszeitung (16 de julio). Disponible en: http://www.taz.de/!5422830, consultado el 13 de abril de 2018.

Hufer, K. P., 2018. Neue Rechte, altes Denken: Ideologie, Kernbegriffe und Vordenker. Weinheim und Basel, Beltz Juventa.

Jackson, T., 2011. Prosperity without Growth: Economics for a Finite Planet. Londres, Earthscan.

Kallis, G., 2018. Degrowth. Newcastle upon Tyne, Agenda.

Kemper, A., 2019. «Synopse zu den sprachlichen Überschneidungen von Landolf Ladig und Björn Höcke». Disponible en: https://andreaskemper.org/wp-content/uploads/2019/06/Ladig-Synopse-1.pdf, consultado el 26 de agosto de 2019.

Ladig, L., 2012. «Die Krise des Liberalismus». Volk in Bewegung (ViB) (1 de enero). Disponible en: https://politicalbeauty.de/landolf/Volk%20in%20Bewegung%20%282012-1%29%20-%20Die%20Krise%20des%20Liberalismus.pdf, consultado el 26 de agosto d 2019.

Menzel, F., 2016. «Wachstumskritik (I-XII)». Blog Sezession. Disponible en: http://sezession.de/search?term=Wachstumskritik, consultado el 22 de diciembre de 2016.

Muraca, B., 2015. Gut leben: Eine Gesellschaft jenseits des Wachstums. Bonn, Bundeszentrale für politische Bildung.

Oltermann, P., 2017. «AfD Politician Says Germany Should Stop Atoning for Nazi Crimes». The Guardian (18 de febrero). Disponible en: https://www.theguardian.com/world/2017/jan/18/afd-politician-says-germany-should-stop-atoning-for-nazi-crimes, consultado el 27 de marzo de 2020.

Paech, N., 2006. «Nachhaltige Entwicklung als Nullsummenspiel – Klimaschutz und Verteilung». Zeitschrift Für Sozialökonomie, 43 (150), pp. 23-35.

Paech, N., 2008. «Regionalwährungen als Bausteine einer Postwachstumsökonomie». Zeitschrift Für Sozialökonomie, 158 (159), pp. 10-18.

Paech, N., 2012. Liberation from Excess: The Road to a Post-Growth Economy. Múnich, Oekom.

Paech, N., 2016. «Vorwort zur deutschen Ausgabe». En: G. D’Alisa, F. Demaria y G. Kallis (eds.), Degrowth: Handbuch für eine neue Ära. Múnich, Oekom, pp. 8-12.

Paech, N., 2017. «Der zerstörerische Traum vom Fortschritt». Zeit Online (3 de enero). Disponible en: http://www.zeit.de/wirtschaft/2017-01/europa-fortschritt-wachstum-industrie-digitalisierung-oekologie-klimawandel, consultado el 25 de enero de 2017.

Rosa, H., 2014. «Resonanz statt Entfremdung: Zehn Thesen wider die Steigerungslogik der Moderne». En: Konzeptwerk Neue Ökonomie (ed.), Zeitwohlstand: Wie wir anders arbeiten, nachhaltig wirtschaften und besser Leben. Múnich, Oekom, pp. 63-72.

Salzborn, S., 2017. Angriff der Antidemokraten: Die völkische Rebellion der Neuen Rechten. Weinheim und Basel, Beltz Juventa.

Schick, J., 2019a. «Grenzen der Machbarkeit (2): nachhaltig und erneuerbar». Disponible en: https://sezession.de/61449/grenzen-der-machbarkeit-2-nachhaltig-und-erneuerbar, consultado el 27 de noviembre de 2019.

Schick, J., 2019b. «Netzfundstücke (28): Demontage, Ökofundgrube». Disponible en: https://sezession.de/61621/netzfundstuecke-28-selbstdemontage-oeko-fundgrube, consultado el 27 de noviembre de 2019.

Schick, J., 2019c. «Netzfundstücke (29): Postwachstum, Brandenburg». Disponible en: https://sezession.de/61644/netzfundstuecke-29-postwachstum-mark-brandenburg, consultado el 27 de noviembre de 2019.

Schmelzer, M., y D. Eversberg, 2017. «Beyond Growth, Capitalism, and Industrialism? Consensus, Divisions, and Currents within the Emerging Movement for Sustainable Degrowth». Interface: A Journal for and About Social Movements, 9 (1), pp. 327-356.

Schmid, B., 2016. «Intellektuelles Minuswachstum». Jungle World (11 de febrero). Disponible en: https://jungle.world/artikel/2016/06/intellektuelles-minuswachstum, consultado el 14 de abril de 2018.

Schneider, F., y A. Nelson, 2019. «“Open Localism”. On Xue and Vansintjan III». En: A. Nelson y F. Schneider (eds.), Housing for Degrowth: Principles, Models, Challenges and Opportunities. Londres y Nueva York, Routledge, pp. 223-230.

Schoppek, D. E., 2018. «Mitschwimmen oder untergehen? Diskursive Strategien einer Degrowth-Bewegung». Forschungsjournal Soziale Bewegungen, 31 (4), pp. 44-51.

Speit, A., 2019. «Neonazis suchen Lebensraum». Die Tageszeitung (22 de noviembre). Disponible en: https://taz.de/Voelkische-Expansion/!5640852, consultado el 27 de noviembre del 2019.

Veillot, A., et al., 2015. «Ni protectionnisme, ni néolibéralisme mais une “relocalisation ouverte”, base d’une nouvelle internationale». Bastamag (4 de noviembre). Disponible en: https://www.bastamag.net/Ni-protectionnisme-ni-neoliberalisme-mais-une-relocalisation-ouverte-base-d-une, consultado el 6 de junio de 2019.

* Artec Sustainability Research Center. University of Bremen. E-mail: felix.wilmsen@uni-bremen.de.

Descargar artículo