Nuevo Movimiento de Reconstrucción Rural: sostenibilidad ambiental y justicia social en China

ENGLISH version

 

Rowan Alcock*

Traducido por Seble Samuel

 

Palabras clave: China, Nuevo Movimiento de Reconstrucción Rural, sociedad civil, medio ambiente

 

Resumen: El mundo se enfrenta a múltiples crisis ambientales que requieren transformaciones de la sociedad industrial en una escala nunca antes vista. Que la sociedad global logre estos cambios necesarios puede depender de los movimientos de la sociedad civil que enfrentan los paradigmas actuales. En China este desafío es particularmente importante. Este artículo presenta un movimiento de la sociedad civil china, el Nuevo Movimiento de Reconstrucción Rural, que desafía el pensamiento dominante sobre cómo construir una sociedad socialmente justa y ambientalmente sensata.

 

Keywords: China, New Rural Reconstruction Movement, civil society, environment

 

Abstract: The world is facing multiple environmental crises that demand transformative changes to industrial society on a scale never before seen. The answer to whether global society will be able to achieve the necessary transformation may lie with civil society movements challenging current paradigms. In China this challenge is especially important. This article introduces a Chinese civil society movement, the New Rural Reconstruction Movement, a movement that can be seen as challenging mainstream thought about how to construct a socially just and environmentally sound society.

 

Introducción

El Estado chino está abordando la crisis ambiental global a través de un “paradigma de modernización ecológica” (Xue, 2016: 606) basado en el crecimiento económico, la estimulación de los mercados y la innovación tecnológica. Aunque este enfoque parece compartido por la mayor parte de los países del mundo, numerosos académicos y expertos lo consideran inviable y utópico (Hickel, 2018; Mathai et al., 2018; Monbiot, 2015; Ward et. al., 2016). Los “éxitos” ambientales reportados por los medios se basan muchas veces en este paradigma de modernización ecológica (Fialka, 2016; Hodges, 2018). Sin embargo, se trata de un discurso hegemónico que silencia otras voces que están enfrentando esta narrativa en China. Este artículo presenta una iniciativa china de base (Si y Scott, 2016) llamada el Nuevo Movimiento de Reconstrucción Rural (NRRM, en sus siglas en inglés), un movimiento crítico del modelo reciente de desarrollo en China que intenta establecer proyectos alternativos de protección del medio ambiente y la vida rural.

 

Imagen 1. En las afueras de Pekín, un grupo de agricultores recolectan la cosecha semanal de verduras para los miembros del huerto comunitario asociado al NRRM. Fuente: https://sharedharvest.cn/aboutuszh/. Utilizada con el permiso de la organización fundadora.

 

El NRRM

El NRRM es un movimiento que conecta proyectos y personas (Hale, 2013: 53). Está liderado “por intelectuales y estudiantes universitarios”, pero cuenta con “la participación de todos los niveles de la sociedad”.[1] El movimiento emergió en los años noventa (Day, 2008) con la publicación de la tesis de Tiejun Wen[2] sobre el “problema tridimensional de la China rural” (Wen, 2001). Aunque la de Wen no es la única escuela de pensamiento del NRRM, es la más influyente (Hale, 2013) y a Wen se lo considera el líder intelectual del NRRM (Yan y Chen, 2013: 968). La base teórica principal de la escuela de Wen es el Centro para la Reconstrucción Rural de la Universidad de Renmin (Day y Hale, 2007). Este centro tiene como objetivo “la integración con las bases y la cultural local” para reconstruir lo rural y revertir el “declive debido a la industrialización rápida”.[3] Una segunda escuela importante dentro del NRRM está asociada con He Xuefeng[4] y el Centro para los Estudios de Gobernanza Rural (Day y Hale, 2007).

El NRRM está conectado con el previo Movimiento de Reconstrucción Rural (RRM, en sus siglas en inglés), que empezó a finales de los años veinte (Si y Scott, 2016; He et al., 2014) con el objetivo de “empoderar a los campesinos proporcionándoles educación y capacitación laboral, apoyando las organizaciones autónomas, mejorando las condiciones de la salud pública, etc.” (Si y Scott, 2016: 1.087). Entre los miembros del RRM más conocidos se cuentan James Yen, un cristiano educado en Estados Unidos (Hayford, 1990), y Liang Shuming, un confuciano con tendencias democrático-socialistas (Alitto, 1979). La escuela Wen del NRRM les ha rendido homenaje a ambos en los nombres de sus instituciones: el Instituto James Yen para la Reconstrucción Rural[5] y el Centro Liang Shuming para la Reconstrucción Rural (Day y Hale, 2007). Sin embargo, según Jia’en y Jie (2011a), el NRRM actual incluye un nuevo tema importante, la crisis ecológica china.

 

Este nuevo énfasis sobre la crisis ecológica está resumido por Wen et al. (2012): “La verdadera pregunta con respecto al futuro de China es más ecológica que económica”.[6] El NRRM conecta la crisis ecológica y las múltiples crisis entrelazadas de la China rural con el modelo occidental de desarrollo (Jia’en y Jie, 2011a) y critica la mercantilización y el capitalismo. Wen (2007), por ejemplo, sostiene que el modelo europeo de desarrollo tiene costos grandes para la sociedad y el medio ambiente, y no es adecuado para China. En Wen et al. (2012) esta crítica es explícita y fuerte, y los autores sostienen que la competitividad global y la mercantilización de los pueblos y el medio ambiente “destruyen el medio ambiente y la familia” y homogeneizan “el conocimiento rural tradicional indígena”. Con respecto al proceso de modernización, argumentan que “el afán de participar en el sistema de capital global” ha sido la causa de los problemas sociales y económicos en China.[7]

 

El NRRM no solo critica el capitalismo global, sino que plantea varias alternativas teóricas y prácticas para abordar los temas sociales y culturales de la China rural y, a la vez, enfrentar los retos económicos (Jia’en y Jie, 2011b). Las cooperativas rurales representan una de estas alternativas prácticas, ya que son capaces de ayudar a restablecer la comunidad frente a una población rural cada vez más atomizada (Jia’en y Jie, 2011b). El NRRM sostiene que estas cooperativas son diferentes a las estándares en el contexto chino, ya que son administradas democráticamente por los campesinos[8] (Day, 2008: 63). Los académicos del NRRM consideran el movimiento como “un experimento de democracia pública alternativa” (He et al., 2014: 117).

Otros proyectos prácticos del movimiento son los asociados a la agricultura comunitaria (Community Supported Agriculture, CSA en sus siglas en inglés). Wen sostiene que el NRRM ha ayudado a fomentar más de trescientos proyectos de CSA en China para ayudar a abordar los temas de seguridad alimentaria, y plantea que los problemas de seguridad alimentaria en China se originan a partir de tres fuentes principales: la transformación industrial de la agricultura, la transformación tecnológica de la naturaleza y la de la economía de mercado. Por lo tanto, los proyectos de CSA del NRRM pretenden ser un impulso en contra de estas tendencias. Las CSA también tienen como objetivo la integración urbano-rural para abordar las desigualdades.

Imagen 2. Un grupo de estudiantes voluntarios preparan el terreno para nuevos cultivos en el proyecto de CSA Shared Harvest. Fuente: https://sharedharvest.cn/aboutuszh/. Utilizada con permiso.

 

Además de estos proyectos, algunos académicos del NRRM abogan por un renacimiento de las tradiciones agrícolas y la espiritualidad. Por ejemplo, Wen (2008) sostiene que un renacimiento de las tradiciones agrícolas que incluya el taoísmo y el confucianismo puede ayudar a fomentar la protección ambiental. De manera similar, según He Xuefeng (2007: 38), el NRRM debería perseguir “un nuevo estado de armonía entre el ser humano y la naturaleza, así como un gran renacimiento de la civilización china tradicional”. Aboga por fortalecer las actividades culturales para mitigar los efectos negativos de la economía consumista sobre la sociedad rural.

Estas críticas del capitalismo global y el establecimiento de alternativas llevan a académicos como Day (2008: 51) a relacionar el NRRM con otros movimientos rurales, “como los zapatistas en México o el Movimiento de Trabajadores Sin Tierra (MST) en Brasil”. Por mi parte (Alcock, en prensa), sostengo que el NRRM tiene enlaces teóricos y prácticos con el movimiento del decrecimiento (D’Alisa et al., 2015) iniciado en Europa, que cuenta ahora con un público global creciente y diverso. Estos vínculos demuestran que los argumentos sociales y ambientales progresistas que critican el paradigma actual de desarrollo se están debatiendo en China y el mundo entero. Aunque a los ecologistas simpatizantes con los planteamientos del NRRM esto les podría dar una sensación de esperanza por un futuro más sostenible, lo cierto es que el NRRM enfrenta algunas limitaciones.

Imagen 3. Preparación de cajas de verduras para miembros del CSA Shared Harvest. Fuente: https://sharedharvest.cn/aboutuszh/. Utilizada con permiso.

 

En 2003, la tesis de Wen sobre el “problema tridimensional de la China rural” recibió alta prioridad de manera oficial en el informe de trabajo del Comité Central del Partido Comunista de China. Sin embargo, los académicos del NRRM sostienen que “la ideología dominante de China” todavía ignora el movimiento (He et al., 2014: 101). Además, numerosos observadores externos son pesimistas sobre la capacidad del NRRM para transformar la China rural en formas menos basadas en el mercado, ya que la zona rural cada vez está más mercantilizada (Day y Schneider, 2017) y la política gubernamental parece sugerir que, antes o después, la agricultura a pequeña escala desaparecerá (Andreas y Zhan, 2016; Schneider, 2015).

 

Conclusión

Los debates que se están desarrollando en el NRRM deberían animar a los ecologistas en todo el mundo. Aunque el movimiento es relativamente pequeño en términos chinos y cuenta con algunas limitaciones, demuestra que los argumentos progresistas y críticos que enfrentan el paradigma de modernización ecológica son escuchados en China. El NRRM representa un buen lugar para que los investigadores empiecen a interactuar con los debates ambientales progresistas chinos. Debería dedicarse mayor atención académica a investigar los movimientos ambientales y otras iniciativas de base de la sociedad civil en China. Una mayor investigación revelará, probablemente, una gran variedad de movimientos con diferentes influencias, con capacidad para poner de manifiesto y enfrentar el discurso hegemónico de la modernización ecológica. Mientras China se vuelve más influyente a nivel mundial, estos movimientos de base[9] pueden llegar a ser cada vez más importantes para la sociedad global. Por ejemplo, en la lucha mundial contra el calentamiento global, los movimientos ambientales chinos podrían ser críticos para fomentar una concienciación de la población china a favor de los cambios radicales requeridos para evitar esta y otras crisis ambientales colectivas y globales.

 

Bibliografía

Alcock, R., en prensa, “The New Rural Reconstruction Movement: a Chinese degrowth style movement?”, Ecological Economics.

Alitto, G., 1979, The last confucian: Liang Shu-ming and the Chinese dilemma of modernity. Berkeley, University of California Press.

Andreas, J., y S. Zhan, 2016, “Hukou and land: market reform and rural displacement in China”. The Journal of Peasant Studies, 43 (4), pp. 798-827.

D’Alisa, G., F. Demaria y G. Kallis, 2015, Degrowth a vocabulary for a new era. Abingdon-on-Thames, Routledge.

Day, A., 2008, “The end of the peasant? New Rural Reconstruction in China”. Boundary, 35 (2), pp. 49-73.

Day, A., y M. Hale, 2007, “Guest editors’ introduction”. Chinese Sociology and Anthropology, 39 (4), pp. 3-9.

Day, A., y M. Schneider, 2017, “The end of alternatives? Capitalist transformation, rural activism and the politics of possibility in China”. The Journal of Peasant Studies, pp 1-25.

Fialka, J., 2016, “Why China is dominating the solar industry”. Scientific America. Disponible en: https://www.scientificamerican.com/article/why-china-is-dominating-the-solar-industry/, consultado el 13 de noviembre de 2018.

Hale, M., 2013, “Tilling sand: contradictions of social economy in a Chinese movement for alternative rural development”. Dialectical Anthropology, 37 (1), pp. 51-82.

Hayford, C. W., 1990, To the people: James Yen and village China. Nueva York, Columbia University Press.

He, X., 2007, “New Rural Construction and the Chinese path”. Chinese Sociology & Anthropology, 39 (4), pp. 26-38.

He, Z., L. Zhang y T. Wen, 2014, “New rural regeneration in contemporary China”. En A. McAulay, Touching the heart taking root, CSA in Hong Kong, Taiwan & Mainland China. Saigón, Partnerships for Community Development.

Hickle, J., 2018, “The magical thinking of ecomodernism”. Disponible en: https://www.jasonhickel.org/blog/2018/4/4/the-magical-thinking-of-ecomodernism, consultado el 13 de noviembre de 2018.

Hodges, J., 2018, “Electric buses are hurting the oil industry”. Bloomberg, abril. Disponible en: https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-04-23/electric-buses-are-hurting-the-oil-industry, consultado el 13 de noviembre de 2018.

Jia’en, P., y D. Jie, 2011a, “Alternative responses to ‘the modern dream’: the sources and contradictions of Rural Reconstruction in China”. Inter-Asia Cultural Studies, 12 (3), pp. 454-464.

Jia’en, P., y D. Jie, 2011b, “The social economy of new rural reconstruction”. China Journal of Social Work, 4 (3), pp. 271-282.

Mathai, M. V., J. A. Puppim de Oliveira y G. Dale, 2018, “The rise and flaws of green growth”. APN Science Bulletin, 8 (1).

Monbiot, G., 2015, “Meet the ecomodernists: ignorant of history and paradoxically old-fashioned”. The Guardian. Disponible en: https://www.theguardian.com/environment/georgemonbiot/2015/sep/24/meet-the-ecomodernists-ignorant-of-history-and-paradoxically-old-fashioned, consultado el 9 de octubre de 2018.

Schneider, M., 2015, “What, then, is a Chinese peasant? Nongmin discourses and agroindustrialization in contemporary China”. Agriculture and Human Values, 32 (2), pp. 331-346.

Si, Z., y S. Scott, 2016, “The convergence of alternative food networks within ‘rural development’ initiatives: the case of the New Rural Reconstruction Movement in China”. Local Environment, 21 (9), pp. 1.082-1.099.

Tian, J., 2013, “The new cooperative movement in rural China”. An International Journal of History and Social Science, 10, pp. 360-388.

Ward, J., P. Sutton, A. Werner, R. Costanza, S. Mohr y C. Simmons, 2016, “Is decoupling GDP growth from environmental impact possible?”. PLoS ONE, 11 (10).

Wen, T., 2001, “Centenary reflections on the ‘three dimensional problem’ of rural China”. Inter-Asia Cultural Studies, 2 (2), pp. 287-295.

Wen, T., 2007, “Deconstructing modernization”. Chinese Sociology & Anthropology, 39 (4), pp. 10-25.

Wen, T., 2008, Four Stories in One: Environmental Protection and Rural Reconstruction in China, Positions: east asia cultures critique, Vol.16(3), pp.491-505

Wen, T., 2015, 从乡村建设走向生态文明与温铁军教授的对话 (From rural reconstruction to ecological civilization a dialogue with prof. Wen Tiejun), 时代建筑 (Time + Architecture), 3 pp.10-15

Wen, T., K. Lau, C. Cheng, H. He y J. Qiu, 2012, “Ecological civilization, indigenous culture, and rural reconstruction in China”. Monthly Review, 63 (9). Disponible en: https://monthlyreview.org/2012/02/01/ecological-civilization-indigenous-culture-and-rural-reconstruction-in-china/, consultado el 13 de noviembre de 2018.

Xue, J., 2016, “China at the crossroad, ecological modernization or ecosocialism?”. En P. Næss y L. Price (ed.), Crisis system: a critical realist and environmental critique of economics and the economy. Abingdon-on-Thames, Routledge.

Yan, H., e Y. Chen, 2013, “Debating the rural cooperative movement in China, the past and the present”, The Journal of Peasant Studies, 40 (6), pp. 955-981.

* Departamento de Política y Relaciones Internacionales en la Universidad de Oxford. E-mail: rowan.alcock@sant.ox.ac.uk.

[1] China Development Brief. Disponible en: http://www.chinadevelopmentbrief.cn/directory/rural-reconstruction-centre-of-renmin-university-, consultado el 17 de junio de 2018.

[2] Wen es un profesor que ha ganado varios premios y ha ocupado cargos como director ejecutivo del Instituto de Estudios Avanzados para el Desarrollo Sostenible en la Universidad de Renmin y director del Centro de Reconstrucción Rural. Ha servido en los órganos consultivos del Gobierno. Más información en: http://www.ruc.edu.cn/archives/18630, consultado el 9 de octubre de 2018.

[3] China Development Brief. Disponible en: http://www.chinadevelopmentbrief.cn/directory/rural-reconstruction-centre-of-renmin-university-, consultado el 17 de junio de 2018.

[4] Profesor que ha ocupado cargos como director del Centro de Investigación de Gobernanza Rural de China en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong y, más recientemente, director del Departamento de Sociología en la Universidad de Wuhan. Más información en: http://www.whu.edu.cn/info/1118/8882.htm y http://hexuefengblog.blog.163.com/, consultado el 9 de octubre de 2018.

[5] Las autoridades locales cerraron el Instituto James Yen en 2007 por “razones desconocidas” (Tian, 2013: 375).

[6] “Civilización ecológica, cultura indígena y reconstrucción rural en China”. Monthly Review, febrero. Disponible en: https://monthlyreview.org/2012/02/01/ecological-civilization-indigenous-culture-and-rural-reconstruction-in-china/, consultado el 1 de septiembre de 2018.

[7] Ídem.

[8] Se traduce el término campesinos de ‘农民’ y se los definen como las personas con un contrato que les da derecho para cultivar la tierra, pero que no la poseen en propiedad individual.

[9] Wen (2015) sostiene que el NRRM es “de base” y que este enfoque de base se debe promover.

Descargar artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.