Ecología frente desarrollo: la experiencia del movimiento Save The Sundarbans de Bangladesh

Tonny Nowshin [1]

Traducido por Yago Mellado

 

Palabras clave: Sundarbans, central eléctrica de carbón Rampal, Asia del Sur, ecología

 

Resumen

Un movimiento ecologista sin precedentes tomó cuerpo cuando el Gobierno de Bangladesh proyectó la construcción de una central eléctrica de carbón a catorce kilómetros de los Sundarbans, el manglar más grande del mundo. Varios expertos, entre ellos algunos de la Unesco, indicaron que los residuos y el humo de la planta eléctrica amenazarían el bosque y su biodiversidad. A pesar de ello, el Gobierno persiste en su intención de realizar el proyecto sobre todo a causa de los intereses creados de algunos grupos en el poder. El movimiento empezó de forma discreta en el año 2012 y se ha vuelto masivo a partir de entonces. En 2017 logró movilizar al activismo ecologista internacional y a diferentes organizaciones con el objetivo de presionar al Gobierno de Bangladesh para que se abstuviera de construir la central. Este artículo esboza los actores clave, la evolución del movimiento, su alcance global y el escenario actual.

 

Contexto

El manglar de los Sundarbans es un enclave ecológico muy especial, particularmente importante no solo para Bangladesh, país en el que se encuentra su mayor parte, sino también para el mundo entero. Es el manglar más extenso que existe, y la Unesco lo ha declarado Patrimonio de la Humanidad. Este bosque está amenazado por el proyecto de la central Rampal. Oficialmente conocido como el Maitree Super Thermal Power Project, se trata de una central eléctrica de carbón de 1320 (2 x 660) megavatios que se pretende construir en Bagerhat, distrito de Khulna (Bangladesh). El proyecto está a cargo de la Bangladesh-India Friendship Power Company, empresa mixta integrada por la National Thermal Power Corporation of India (NTPC) y la Bangladesh Power Development Board (BPDB). El lugar propuesto para la central se encuentra a catorce kilómetros de los Sundarbans. Según la Unesco y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, la proximidad de la central Rampal afectará al bosque de cuatro maneras: 1) por la emisión de ceniza de carbón al aire, 2) por los vertidos de aguas y cenizas residuales al río, 3) a causa del incremento de movimientos de vehículos para transporte y dragado en el río y 4) debido a la industrialización y el desarrollo de las pertinentes infraestructuras (Doak et al., 2016).

 

Categoría

Información

Área total

140.000 ha

Localización

Latitud 21° 27′ 30″ y 22° 30′ 00″ norte, longitud 89° 02′ 00″ y 90° 00′ 00″ este

Año de registro como Patrimonio Mundial

1997

Flora

334 especies

245 géneros, 75 familias, 165 algas y 13 orquídeas

Fauna

693 especies

Incluyendo 49 mamíferos, 59 reptiles, 8 anfibios, 210 pescados blancos, 24 gambas, 14 cangrejos y 43 moluscos

Especies amenazadas a nivel mundial

Tigre real de Bengala, delfines de los ríos Ganges e Irawadi, cocodrilo de estuario, tortuga de río endémica

Tabla 1. Datos clave sobre Sundarbans. Fuente: UNESCO.org. Disponible en: https://whc.unesco.org/en/list/798.

 

Nombre del proyecto

2 X 660 MW Maitree Super Thermal Power Project

Localización

País: Bangladesh

División: Khulna

Distrito (zila): Bagerhat

Subdistrito (upazila): Rampal

Capacidad

1320 MW (2 x 660 MW)

Financiación

Coste:

145.840 millones de takas

1820 millones dólares

BPDB 15 %, NTPC 15 %, préstamo 70 % (Eximbank, India)

Superficie necesaria

370 hectáreas

Combustible

Carbón importado

Necesidad diaria de carbón en actividad

12.000 toneladas

Tabla 2. Datos clave sobre la central Rampal. Fuente: Página web del proyecto. Disponible en: https://bifpcl.com/projects/.

 

Emisiones previstas

Impacto

7,9 millones de toneladas de CO2

Equivalente a 340 millones de árboles talados

52.000 toneladas de SO2

Lluvia ácida, enfermedades pulmonares y cardiacas

31.000 toneladas de NO2

Daños y enfermedades pulmonares

440 libras de mercurio

Contaminación de aguas subterráneas

1300 toneladas de pequeñas partículas

Bronquitis y otras enfermedades pulmonares

200.000 toneladas de cenizas de fondo

Contaminación del agua y de la tierra

750.000 toneladas de cenizas volantes

Contaminación del aire

Tabla 3. Impacto previsto de la central Rampal en los Sundarbans. Fuente: Basada en informes del Bangladesh Poribesh Andolon y del Fondo de Pensiones del Gobierno de Noruega.

 

Como respuesta al proyecto de la central, en 2012 comenzó una protesta general en el país. Este movimiento es significativo por varias razones. En primer lugar, porque por primera vez en la historia de Bangladesh se tomaron las calles para salvar un bosque. Bangladesh es uno de los países más poblados del mundo y sus habitantes tienen que lidiar con recursos limitados para salir adelante en su día a día. El país afronta varios retos, como la gobernanza, la corrupción y el extremismo religioso. Entre tan graves asuntos, la unión de la gente para salvar un manglar se puede explicar en el marco de la teoría del ecologismo de los pobres (Martínez Alier, 2005).

En segundo lugar, el Gobierno justifica la construcción de esta planta eléctrica alimentada con carbón basándose en la clásica dicotomía entre desarrollo y ecología. A partir de la Curva Medioambiental de Kuznets, sostiene la necesidad de seguir los pasos de los países desarrollados, para los que el crecimiento económico y el desarrollo solo se pueden conseguir a costa del medio ambiente. Como respuesta a este planteamiento, quienes critican el proyecto Rampal proponen utilizar energías renovables, como la solar, la eólica y combustibles alternativos al carbón, como el gas. Los activistas del movimiento Save The Sundarbans protestan también contra el modelo de desarrollo basado en el carbón y proponen un modelo de desarrollo económico alternativo para el futuro del mundo entero.

 

Actores principales del movimiento

Lidera la reacción el National Committee to Protect Oil, Gas, Mineral Resources, Power and Ports of Bangladesh (NCBD), que cuenta con una rica historia de movimientos en defensa del interés nacional en la extracción de minerales y recursos. Sus principales fuerzas son los activistas de diferentes partidos de izquierda de Bangladesh. Sin embargo, detrás del NCBD también hay numerosos miembros de la sociedad civil independientes, profesores de universidades e intelectuales. Con sus eventos y campañas, el comité ha logrado implicar a personas de todas las condiciones sociales. La razón de este éxito puede atribuirse, según el analista político Afsan Chowdhury, a que “los activistas parecen políticos de un tipo que casi nunca hemos visto en Bangladesh y que tampoco cabía esperar. Se mueven por una causa y no por un partido, ni por poder ni por dinero, sino por cuestiones de desarrollo […]. Muchos los consideran limpios y patrióticos” (2016).

 

Imagen 1. Cartel del movimiento. El texto dice: “Concentración de la población del litoral de los Sundarbans. Fecha: 20 de abril de 2017. Hora: 3.00 h p. m. Lugar: Hadis Park, Khulna. Únete para salvar los Sundarbans, para salvar el pueblo, para salvar el país”. Fuente: Página de Facebook Stop Rampal Project Save Sundarbans.

 

La principal oposición al movimiento es el partido del actual Gobierno, la Bangladesh Awami League. A pesar de la fuerza de la opinión pública contra la central, el Gobierno insiste en realizar el proyecto. La propia primera ministra de Bangladesh llevó a cabo una rueda de prensa sobre el proyecto Rampal (The Daily Star, 2016). Otros actores, aunque de manera indirecta, han desempeñado un papel en las dinámicas del movimiento: el Gobierno de la India y el partido de la oposición al Gobierno.

 

Evolución del movimiento

El movimiento nació en enero de 2012, tras la firma del memorándum de entendimiento para el proyecto Rampal. Se inició con una campaña de recogida de firmas, y alcanzó relevancia a través de una serie de eventos a lo largo de los siguientes cinco años. En 2013 tuvo lugar una larga marcha de cuatrocientos kilómetros de Daca a Rampal. Se organizaron otras dos marchas en los años 2015 y 2016. Otras formas de activismo fueron manifestaciones, concentraciones, marchas ciclistas, campañas en Facebook, envío de cartas a los primeros ministros de India y Bangladesh, publicaciones, obras de teatros, canciones y documentales.

El movimiento tuvo que afrontar una marcada oposición por parte del Gobierno en forma de fuertes cargas, difamación, arrestos, agresiones físicas y amenazas de muerte. El 26 de julio de 2017 la policía atacó brutalmente a los manifestantes durante una huelga de media jornada. Cinco activistas fueron detenidos y dos periodistas resultaron heridos. Ante el incremento de la violencia física dentro de las fronteras del país, fue necesario expandir globalmente el movimiento para seguir presionando al Gobierno.

 

Imagen 2. Ataque de la policía a manifestantes de Rampal durante la huelga de media jornada del 26 de enero de 2017. Autor: Mehedi Hassan, publicada en la página de Facebook Stop Rampal Project Save Sunderbans.

 

Alcance global

Para extender el movimiento fuera de Bangladesh, se organizó un día de protesta global en catorce países el 7 de enero de 2017. Esto permitió que los expatriados bangladesíes participaran en el movimiento y lo conectaran con grupos ecologistas internacionales como Greenpeace, Friends of the Earth y 350.org.

Durante los días 18-19 de agosto de 2017 tuvo lugar en Berlín una conferencia sobre la central de Rampal y las energías alternativas en la que participaron expertos, científicos y activistas internacionales. Más de un centenar de organizaciones expresaron su solidaridad a través de la Declaración de Berlín para Salvar Sundarbans. El profesor Anu Muhammad, secretario del NCBD, ofreció una charla sobre el movimiento Save The Sundarbans en la Cumbre Climática de los Pueblos, organizada en Bonn en noviembre de 2017.

 

Escenario actual

El 21 de agosto de 2017 se enviaron a la primera ministra de Bangladesh trece informes de investigación sobre el potencial impacto de la central de Rampal sobre el manglar de los Sundarbans (Mallick, 2017). Los activistas la instaron a tomarlos en cuenta y, en consecuencia, a relocalizar la central. Actualmente el movimiento sigue adelante con protestas y manifestaciones por todo el país. El NCBD ha publicado un Plan de Energía Alternativo con propuestas para el empleo de energía eólica, solar y gas.

Los éxitos de los movimientos de justicia ecológica a menudo son subjetivos y están abiertos a múltiples interpretaciones. En el EJAtlas (2017), a este movimiento no se lo considera exitoso desde que se inició el trabajo de construcción de la central en abril de 2017. Sin embargo, el éxito de este movimiento se puede entender de diferentes maneras. En primer lugar, hay que destacar su persistencia. La protesta empezó con un número reducido de voluntarios, investigadores y activistas. Con el tiempo, la causa ganó popularidad. Ante la represión del Gobierno, la participación en los eventos disminuyó. Sin embargo, el apoyo de la gente es evidente en plataformas seguras como Facebook. En segundo lugar, los científicos, ingenieros e investigadores se unieron para aportar evidencias científicas contra la central. Esta colaboración entre los activistas y la comunidad científica es un rasgo distintivo del movimiento. En tercer lugar, se ha logrado movilizar una red global significativa. Por último, el movimiento se financia con contribuciones voluntarias, lo que contribuye a su transparencia y a una mejor rendición de cuentas. Debido a la presión del movimiento, el Gobierno tiene mucho que perder en términos de imagen y buena voluntad, y, aunque insista en construir la central de Rampal, tiene que pagar un precio que hace difícil la decisión. Por todo esto el movimiento puede considerarse exitoso.

 

Para ampliar información: www.ncbd.org.

 

Bibliografía:

Chowdhury, A., 2016. “The question about who wants Rampal”. Dhaka Tribune (octubre). Disponible en: https://www.dhakatribune.com/opinion/op-ed/2016/10/21/yesterday-once-more/, consultado el 16 de abril de 2018.

Doak, N., M. Murai y F. Douvere, 2016. “Report on the mission to the Sundarbans World Heritage Site, Bangladesh, from 22 to 28 march 2016”. Disponible en: https://whc.unesco.org/en/documents/148097, consultado el 8 de marzo de 2018.

EJAtlas, 2017. “Rampal thermal power plant at Sundarbans, Bangladesh”. En The Atlas of Environmental Justice. https://ejatlas.org/conflict/rampal-thermal-power-plant-rampal-bangladesh, consultado el 19 de marzo de 2018.

Mallick, B., 2017. “Environmentalists to submit report on Rampal power plant today”. Daily Observer (agosto). Disponible en: http://www.observerbd.com/details.php?id=90924, consultado el 18 de abril de 2017.

Martínez Alier, J., 2005. El ecologismo de los pobres. Conflictos ecológicos y lenguajes de valoración. Barclona, Icaria.

The Daily Star, 27 Agosto, 2016. [Online News]. PM to brief media today on Rampal. Disponible en: https://www.thedailystar.net/frontpage/pm-brief-media-today-rampal-1276108, consultado el 12 de Abril de 2018.

[1] HTW Berlin. E-mail: nowshintonny@gmail.com.

Descargar artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *