Cerdanyola, una población entre la modernidad y la asbestosis

Miquel Sánchez*

Palabras clave: amianto, asbestosis, cáncer de pulmón, mesotelioma pleural

 

INTRODUCCIÓN

Cerdanyola, hoy Cerdanyola del Vallès, es una población a diez kilómetros de Barcelona. Fue la primera en España donde, a partir de 1907, se produjeron materiales de amianto-cemento (o fibrocemento).(1)

El amianto fue presentado, publicitariamente, como un material moderno, milagroso e indestructible, que contribuía al desarrollo industrial de las poblaciones donde se instalaban las industrias que lo utilizaban.

La fábrica de fibrocemento de Cerdanyola, primero Manufacturas Roviralta (1907), después Manufacturas Eternit (1933) y, finalmente, Uralita, S. A. (1946), estuvo produciendo materiales con amianto hasta el año 1997, que se cerró definitivamente. España consumió 2,3 millones de toneladas de amianto, entre 1907 y 2003, de las cuales 1,8 millones fueron entre 1961-92, el período de máximo crecimiento.(2)

Cerdanyola fue la primera población de España en producir materiales de amianto-cemento. Ahora, hay que añadir que también es la primera en cáncer de pulmón. A la prosperidad le ha sucedido la enfermedad y la muerte.

EL LÍMITE DE EXPOSICIÓN AL AMIANTO

Este concepto no se basa en ninguna razón científica. Es un índice que los gobiernos han utilizado para controlar el riesgo a una exposición elevada. Lo definen las autoridades sanitarias. No hay ninguna seguridad médica para que una exposición pequeña al amianto, en cantidad y en el tiempo, no origine un cáncer irreversible. No hay un nivel de seguridad que elimine el riesgo, excepto la exposición cero. El gobierno español, a través del «Reglamento Técnico del Amianto» de 1962, mantuvo un límite de exposición, entre 1962 y 1984, de 175 partículas/centímetro cúbico, cuando en los países anglosajones este límite estaba en 5, es decir, 35 veces inferior.

El gobierno español, al tiempo que prohibía la crocidilita, estableció un nuevo índice para el crisotilo de 1 f/c.c. el 1984, cuando en EEUU estaba en 0,1, o sea, 10 veces menor. Se establecía una sutil distinción, según la cual la crocidilita era nociva y se prohibía y el crisotilo era bueno y se continuaba con él. Esta era la tesis de los productores mineros de Quebec que decían que el amianto no era malo sino que había sido mal utilizado. Transfería la responsabilidad del efecto cancerígeno a los industriales que no lo utilizaban correctamente.(3)

EL ALUD INICIAL DE ENFERMOS (1972-78)

EEUU inició el paso a las quejas y reclamaciones por las enfermedades derivadas de la inhalación de amianto. El Dr Selikoff, del Mont Sinai Hospital, confirmó el 1962 el carácter maligno de la fibra de amianto para la salud.(4) Siguieron las primeras demandas judiciales en dicho país. En España, Uralita calla y esconde, aunque acepta revisar los obreros. El Gobierno español continúa manteniendo una legislación antigua y desfasada.

El 1970 muere por asbestosis Joan Frisach, la primera víctima de Cerdanyola. Manuel Teruel fue el segundo el 1976. A estos siguieron otros como Francisco Rincón (1978), etc. Hubo denuncias de personas enfermas como José Izquierdo, Margarita Ustrell, Jaume Pla, Pedro Buitrago, Isabel Navarro, Ignacio Rincón, etc. La empresa y los médicos niegan causa-efecto entre el amianto y el cáncer de pulmón. Añaden que eso es alarmismo. Los años sesenta y setenta fueron años de impunidad y crueldad empresarial. La ley, con 175 p/c.c. es aliada de la empresa.

El año 1977 se producen las quejas más importantes de los trabajadores de Uralita, a través de CCOO, las cuales quedaron recogidas en un libro importante, por ser el primero que se publicó al poco de morir Franco.(5)

El 22 de marzo de aquel año, un informe de la Delegación Provincial de Trabajo de Barcelona pide «suspender los trabajos» en la fábrica de tubos de Cerdanyola, dado el «muy alto riesgo de toxicidad» y los «tres casos de muerte por cáncer respiratorio».(6)

El comportamiento de la empresa y las autoridades puede resumirse en los siguientes puntos:

  1. Tardío y lento reconocimiento, incluso con casos de ocultación, de las enfermedades provocadas por el amianto, tanto por las autoridades sanitarias como por las empresas causantes de la pérdida de salud.
  2. Con concentraciones toleradas de amianto en España de 175 fibras/c.c., cuando en Europa se trabaja ya con 2 y 3 f/c.c., no es de extrañar que los enfermos proliferen. Las empresas cumplen la normativa (dicen), pero los trabajadores acumulan en los pulmones partículas y más partículas de amianto, al tiempo que las ganancias empresariales continúan en forma creciente.
  3. Sin embargo, la empresa no siempre actúa de acuerdo con la reglamentación ya que, algunas veces, fue condenada por sentencias, a causa del incumplimiento de la normativa de seguridad e higiene laboral.
  4. Las indemnizaciones pagadas fueron escasas y esporá- dicas. Con el fin de no pagar, la Administración y la empresa recurrían hasta la última instancia.
  5. Los trabajadores no han denunciado siempre todos los casos y muchos de ellos han ido muriendo sin recibir la más mínima satisfacción moral ni compensación económica alguna.
  6. La diferencia de la evolución de las enfermedades derivadas del amianto entre España y otros países radica en el hecho que aquí la empresa no ha caído en bancarrota, ya que apenas si ha tenido que pagar algo. Esto no es lo que ha sucedido en EEUU e Inglaterra donde empresas como Johns Manville, Turner, etc. cayeron por no poder hacer frente a las indemnizaciones.
  7. Por otra parte, el corporativismo ha actuado desde las instancias médicas exculpando y certificando que sus profesionales siempre han cumplido con sus deberes profesionales.

Como complemento a estas palabras, un diputado español dijo en el Congreso el año 2003 que «el amianto es un asesino que sigue suelto».(7) Ángel Cárcoba es un defensor de los derechos de los enfermos a causa del amianto. Ha participado en congresos, seminarios. Ha publicado artículos y libros sobre el tema.(8)

EL SEGUNDO ALUD DE ENFERMOS. LOS AMBIENTALES (1985-2005)

Llamémosles pasivos, indirectos, no ocupacionales o ambientales, siempre nos referimos a los mismos: todos aquellos enfermos por amianto que han adquirido la enfermedad por vivir próximos a la fábrica o por ser familiares de trabajadores con contrato.(9)

El Ministerio de Sanidad ha admitido que «no tienen controlados a los enfermos ambientales» que hay en España.(10) El 2003 se fundó la «Asociación de Afectados y Afectadas por el Amianto en Cerdanyola y Ripollet» que ha presentado una demanda contra la empresa. Andreu Gené, de Ripollet, ha sido la primera víctima ambiental de Uralita (1978) y Filomena Martínez la segunda (1985), fallecidos ambos por mesotelioma pleural. Andreu fue calificado de enfermo doméstico y ambiental y, además del cáncer, tenia placas pleurales y asbestosis. Andreu Gené había vivido en una casa muy próxima a la nave de molienda donde el polvo de amianto lanzado a la atmósfera era abundante. Filomena Martínez vivió en la calle San Miguel, a 80 metros de la fábrica.(11)

EL FUTURO INMEDIATO (2010-2025)

El año 2000 el INE publicó que en España habían muerto 158 personas a causa del amianto, mientras que, según UGT y CCOO, los muertos habían sido 500.(12)

Las autoridades sanitarias reconocen que en los últimos tres años se han producido 455 muertos por «tumores malignos de pleura».(13) Otra información dice que «entre 1989 y 1998, un total de 1.647 personas fallecieron en España de mesotelioma».(14) Una información de UGT y CCOO del año 2004 daba la cifra de 1.500 muertos.(15)

La estimación en España para los próximos 30 años es de 40.000 a 56.000 muertos por amianto. La muerte por amianto se la ha llamado la «muerte blanca».(16)

Los cálculos de los expertos dicen que, de una plantilla donde han habido unos 4.000 trabajadores a lo largo de los 90 años de existencia, refiriéndonos a la fábrica de Uralita en Cerdanyola, han resultado 1.500 personas afectadas por la inhalación de amianto. Esto supone un ¡¡¡25 por 100!!! Una resolución del Delegado de Trabajo, de 23-03-77, recoge que, de 408 obreros, el 30,15 por 100 se hallan afectados por asbestosis.(17) Si comparamos las cifras de personas con asbestosis, más de 500, en una población de 50.000 habitantes, vemos que la tasa de población del municipio que padece enfermedades causadas por el amianto es del 1 por 100.

Si nos detenemos en las cifras del Vallès, vemos que en el Hospital Parc Taulí, de Sabadell, que atiende una población de 391.546 habitantes, han habido 40 casos de cáncer de pleura en 10 años, ratio este que supone 102 casos por un millón de habitantes. El promedio mundial, según la OMS, es de un caso por año y por millón de habitantes.(18)

El primer atlas municipal de mortalidad por cáncer en España, realizado por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto Carlos III, del Ministerio de Sanidad, señala que la provincia de Barcelona presenta, en contaminación industrial, un elevado índice de exceso de mortalidad dentro de los cánceres de pleura y que, entre los municipios de mayor riesgo, destacan los de la comarca del Vallés.(19) Sabemos que Cerdanyola es el municipio que presenta el riesgo relativo más elevado de España.(20) El Dr. Josep Tarrés, del equipo Taulí, tiene censados cerca de 600 enfermos locales a causa del amianto. La mayor parte de los mismos fallecerá a causa de las dolencias derivadas de esta afección.(21)

CONCLUSIONES

Cerdanyola se industrializó rápidamente, a partir de 1907, con la llegada del amianto en forma de materia prima para la fábrica de fibrocemento. El material fue descrito como moderno y para toda la vida. A la modernidad del material, le siguió el urbanismo de la población con casas modernistas de los arquitectos más afamados. Le ha seguido después la implantación de una universidad, un parque tecnológico y el sincrotón Alba.

Sin embargo, Cerdanyola ha sido un municipio sumamente perjudicado por la acción tóxica y cancerígena del amianto, enfermando a varios miles de ciudadanos y convirtiendo la población en la de mayor índice de cáncer de pulmón de España y en cementerio de residuos de amiantocemento, nunca desenterrados, esparcidos a lo largo de los 31 km2 de superficie municipal.

Con 1.500 personas afectadas entre Cerdanyola y Ripollet por el amianto, la muerte a causa de las insuficiencias respiratorias producidas por este material, han sido de varios centenares y en los próximos 20 años, alcanzará a más de un 32 por 100 de las personas afectadas.

Con un consumo de 2,3 millones de Tm de amianto se han producido en España alrededor de 20 millones de Tm de materiales de fibrocemento. Todos estos materiales son ya productos envejecidos y, en muchos casos, obsoletos. Tienen que ser eliminados con arreglo a la normativa establecida. De no hacerlo, subsiste el riesgo de levantamiento de partículas de amianto, desprendidas del cemento, que pueden ser respiradas y producir nuevas afecciones.

* Ingeniero y Doctor en Historia. E-mail: miquelsan@gmail.com.

1 «Una indústria emblemàtica: la Uralita (1907-1997)», cap. 32 de Història de Cerdanyola. Dels orígens al segle vint. Ed. Montflorit. Cerdanyola, 2005, p. 344-352.

2 USGS «Worldwide Asbestos Supply and Consumption». Trends from 1900 to 2000. Robert L. Virta.

3 L’amiante chrysotile pour sauver des vies», L’Institut de l’Amiante. Montréal, Quebec, 2002.

4 Selikoff IJ, Hammond EC, Churg J. Asbestos exposure, smoking, and neoplasia. JAMA. 1968 Apr 8;204(2):106–112.

5 El amianto mata. Salud y trabajo: el dossier Uralita, editado por Centro de Estudios y Documentación Socialista. Cedos. Barcelona, 1978.

6 Informe del Inspector Técnico al Delegado Provincial de Trabajo de Barcelona (fecha 22-03-1977).

7 Cortes Generales. Diario de Sesiones. Congreso de los Diputados, año 2003, núm. 729, p. 23.415.

8 Angel C. Cárcoba: El amianto en España. Ediciones GPS, Madrid, 2000.

9 A. Agudo i C.A. González: «Exposición al amianto y sus efectos sobre la salud». Arch Prev Riesgos Labor 2001; 2(4):55-57.

10 Programa «Pulmones de Amianto» en Línea 900 de la 2 de TVE (24- 10-2004).

11 Necropsia del Hospital de Bellvitge Prínceps d’Espanya (6-12-1985) y Certificado del Hospital Clínic Provincial de Barcelona (28-07-1990).

12 El País, 19-12-2001.

13 Angel C. Cárcoba, Por experiencia nº 0, «El amianto mata: hay que prohibirlo»

14 El Pais , 25-11-2007.

15 La Vanguardia, 18-08-2004.

16 La Vanguardia, 1-11-2005.

17 Resolución del Delegado de Trabajo de Barcelona, 23-03-1977.

18 El País, 8-01-2004.

19 El primer Atlas municipal de mortalidad por cáncer en España 1989-1998, Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, 2007.

20 El País, 25-11-2007 21 Conferencia «Efectes de l’amiant sobre la salut, el cas de Cerdanyola» en el Congreso Europeo de Desamiantaje, Barcelona, 23-11- 2007; y comunicación «Afectats per l’exposició ocupacional i veïnal de l’amiant. El cas de Cerdanyola. Estudi epidemiològic, vigilància i seguiment de la casuística», en el curso «Impactos del amianto en la salud y el medio ambiente», Universidad de Cantabria, Facultad de Derecho de Santander, 7-07-2008.

Descargar artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *