Movimiento antipetrolífero en Portugal: Del NIMBY al NOPE, del turismo al cambio climático

João Camargo*

Palabras clave: petróleo y gas, movimientos ambientales, cambio climático, NIABY, fracking

 

Introducción

En territorio portugués, existen un total de quince concesiones de petróleo y gas: cuatro en tierra y once offshore (es decir, en el mar). El área abarca 330 km2 en la parte marina, prácticamente toda la costa, y 4.900 km2 en la parte terrestre; esto supone un 5% del territorio del país. Especialmente desde 2015, ha proliferado un movimiento popular muy importante, enfocado principalmente en la región del Algarve. El Algarve ha tenido un modelo de desarrollo insostenible, basado en un turismo de masas conservador, y el conflicto entre el petróleo y su desarrollo actual produjo una movilización que aunó a movimientos sociales y autoridades locales. Esta batalla ha ido evolucionado del movimiento NIMBY (not in my backyard) al NIABY (not in anyone’s backyard) y al NOPE (not on planet earth), ya que el enfoque del sector turístico ha evolucionado, orientándose hacia la necesidad de un nuevo modelo energético y la de combatir el cambio climático.

La relevancia del sector turístico en Portugal está aumentando considerablemente, pero sobre todo se está incrementando en ciudades como Lisboa y Oporto, aunque el Algarve sigue siendo el centro turístico del país: en 2015, el aeropuerto de Faro recibió 6,4 millones de turistas, contando con una población de 450.000 habitantes (y con una comunidad extranjera de 52.000, según el Censo Nacional de 2001). La estrategia nacional y la elección regional de apoyar totalmente la turistificación del país, la apertura de nuevas rutas aéreas de compañías de bajo coste como Ryanair y Easyjet y el alojamiento local a través de AirBNB y otras plataformas similares, propiciaron que las noticias sobre las explotaciones petrolíferas provocasen una gran conmoción en el país.

La revista Ecología Política se publica gracias al apoyo de sus suscriptores. Pasado un año desde su publicación, los contenidos pasan a ser de libre acceso. Para seguir leyendo suscríbete o compra el artículo en pdf.

Comprar artículo Suscríbete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *