Richard Douthwaite (1942-2011) Economista británico, impulsor de nuevos modelos monetarios

Jordi Pigem*

 

El 14 de noviembre de 2011 falleció en su hogar del noroeste de Irlanda el economista Richard Douthwaite, a quien el tiempo estaba empezando a dar la razón. En su juventud Douthwaite trabajó como economista para el gobierno británico en la isla caribeña de Montserrat, y tras su retorno se estableció en Irlanda y se convirtió en un destacado autor, profesor y activista ecológico, especialmente crítico de la inestabilidad del sistema financiero global. Era el principal fundador de Feasta (palabra irlandesa que significa «en el futuro» y que sirve a la vez de acrónimo de Fundación para la Economía de la Sostenibilidad).

A través de una amiga común lo conocí en Inglaterra en 1992, cuando acababa de publicar su primer libro, The Growth Illusion (La ilusión del crecimiento), en el que afirmaba que el crecimiento económico estaba ya empezando a chocar contra los límites biofísicos del planeta y que, por tanto, la era del crecimiento económico ilimitado empezaba Jordi Pigem* a tocar a su fin. Ya entonces estaba convencido que la burbuja financiera global iba a estallar tarde o temprano, de un modo muy semejante a como lo acabó haciendo en 2008. (Lo que Douthwaite no había previsto es que la ingeniería finaciera conseguiría aplazar dicho estallido hasta 2008, inventando dinámicas de endeudamiento que complican todavía más la situación.) Douthwaite investigó y divulgó en sus libros numerosos ejemplos de finanzas éticas y monedas locales. Una de sus propuestas ante la situación actual era “que el Banco Central Europeo cree dinero y lo dé (no que lo preste) a cada gobierno de forma proporcional a su población”. En vez de dar el dinero a los bancos (opción que sólo les ha beneficiado a ellos), se trataría de “dar este nuevo dinero a los gobiernos para que lo utilicen directamente o para que lo repartan entre los ciudadanos”, estimulando así la economía sin imponer políticas brutales de ajustes y recortes. La inflación podría combatirse, afirmaba, cuando el paro hubiera descendido.

Douthwaite era un ejemplo de economista que pone a las personas y a la sociedad por delante de las abstracciones económicas.

* Filósofo de la ciencia y escritor (jordi2048@yahoo.co.uk).

Descargar artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *