Russian Arctic. Offshore Hydrocarbon Exploration: Investment Risks

russian artic1Russian Arctic. Offshore Hydrocarbon Exploration: Investment Risks

Editado por: Greenpeace

Año: 2012 27 pp

Crítico del libro: Secretariado Técnico

Disponible en: http://www.greenpeace.org/russia/Global/russia/report/Arctic-oil/ArcticSave_English_26_apr.pdf

 

Las nuevas fronteras de extracción de recursos también se dibujan sobre el Ártico y la Antártida, tierras que en la situación de escasez de recursos se presentan como un tesoro por albergar grandes yacimientos de gas y petróleo. En este informe, Greenpeace analiza los riesgos ambientales, sociales, financieros y operacionales de la explotación de hidrocarburos en el ártico.

Rusia es el líder mundial indiscutible en la frecuencia y gravedad de los derrames de oleoductos y gasoductos. Por su mala construcción y falta de mantenimiento de los procesos de corrosión, los derrames se han dado más de 20.000 veces al año en 2010 y 2011. Las evaluaciones de expertos sobre las concentraciones de petróleo y productos derivados del petróleo en los ríos de Siberia llevan a Greenpeace a la conclusión de que, al menos, 5 millones de toneladas de petróleo crudo y productos derivados del petróleo se liberan anualmente en el medio ambiente debido a los derrames de las tuberías. Según estimaciones de Greenpeace, por lo menos 500.000 toneladas de petróleo de estos derrames son entonces transportados cada año de los ríos de Siberia a los mares del Ártico. Todo ello ha contado con la falta de regulación del gobierno ruso. Además de riesgos ambientales, sociales y financieros de enormes proporciones, los inversionistas también deben depender de un régimen políticamente inestable y corrupto.

Según el Servicio Geológico de EE UU estima que todo el Ártico podría contener hasta 90 mil millones de barriles de petróleo (es importante hacer hincapié en dos palabras clave: estima y podría). Mientras que los de la mentalidad de la «fiebre del oro» creen en «enormes reservas existentes», las cifras actuales de las fuentes oficiales de Rusia indican que las estimaciones del Servicio Geológico de EE.UU. son demasiado optimistas. Por ejemplo, el Servicio Geológico de EE.UU. calcula que la cuenca del Mar de Barents puede contener hasta 9.500 millones de barriles de petróleo, mientras que las estimaciones rusas indican en cerca de 3 mil millones de barriles en la misma cuenca. Bajo el escenario más optimista, el Ártico ruso proporcionará en los próximos 20 años un máximo de sólo alrededor de 13,5 millones de toneladas de petróleo al año. Para compararlo, la producción de petróleo anual en Rusia en la actualidad es de 3,6 millones de barriles (unos 500 millones de toneladas).

Más allá de la perspectiva financiera de hacer de la exploración de petróleo y gas del Ártico una producción rentable, las inversiones necesarias para la operación segura dentro de la costa rusa del Ártico todavía están lejos de satisfacerse.

Los perdedores en esta carrera no sólo serán el medio ambiente del Ártico y las comunidades indígenas, sino también los intereses de los inversores y las empresas, atraídas por falsas promesas y las evaluaciones optimistas irracionales. Este informe se centra en ejemplos de Rusia, sin embargo, un gran número de las cuestiones planteadas aquí son igualmente relevantes para todas las regiones del Ártico, es decir Canadá, EE UU y Escandinavia.

Descargar artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *