Obituario: Elmar Altvater, 1938-2018. Sobre la vitalidad del pensamiento marxista

Obituario: Elmar Altvater, 1938-2018. Sobre la vitalidad del pensamiento marxista [1]

Ulrich Brand*

Traducción del inglés al castellano por Marién González Hidalgo

 

Elmar Altvater murió el pasado mes de mayo, poco antes de cumplir ochenta años.

En el año del bicentenario del nacimiento de Karl Marx (1818-1883), las ideas del gran pensador se están difundiendo por todo el mundo. La continuidad de las teorías y los análisis marxistas está en manos de varias generaciones de personas vinculadas a la academia con perspectiva crítica. Elmar Altvater fue uno de los representantes destacados de la modernización del pensamiento marxista en el mundo de habla alemana. Sus dos breves volúmenes introductorios Marx neu entdecken (“Redescubriendo a Marx”) y Engels neu entdecken (“Redescubriendo a Engels”), que aparecieron hace unos años, son una expresión de su preocupación constante por la economía política crítica. A finales de 2016, en una serie de conferencias en la Universidad de Viena, se mostró muy interesado en los desarrollos políticos en Austria.

Imagen 1. Elmar Altvater. Autor: Matthias Cremer. Fuente: Der Standard.

 

Su carrera Altvater nació en Kamen, en el distrito oriental de Ruhr, en 1938, y allí se crio. Estudió Sociología y Economía en Múnich. Después de trabajar algunos años como profesor asistente en la Universidad de Erlangen, lo nombraron profesor de Economía Política en la Universidad Libre de Berlín (Freie Universität) en 1971. Eran los tiempos del apogeo del Instituto Otto Suhr (OSI, en sus siglas en alemán), que dio origen a importantes nuevas tendencias en la academia. Como no podía ser de otro modo, Altvater se involucró como líder crítico en el movimiento intelectual y político que comenzó en 1968. Antes había sido miembro de la Federación Socialista Alemana de Estudiantes (SDS) y más tarde participó activamente en la Oficina Socialista, donde tenía un hueco la izquierda no dogmática en Alemania Occidental. Fue miembro de los Verdes, pero los dejó, políticamente decepcionado. Más tarde se unió a Die Linke y se mudó a los círculos de la Fundación Rosa Luxemburgo.

Los análisis marxistas de Altvater sobre el mercado mundial y las dependencias globales en la década de 1970 estaban muy por delante de su tiempo. Fue un gran analista de las revoluciones de 1989, del desarrollo del neoliberalismo y de una Unión Europea que se constituía como un “Imperio”. El libro Los límites de la globalización, que publicó en 1996 junto con Birgit Mahnkopf, fue, junto a El Estado nacional de competencia de Joachim Hirsch, una de las dos contribuciones más importantes a la crítica de la globalización capitalista que se desarrolló un poco más tarde. Naturalmente, Altvater fue uno de los cofundadores y activos de la Junta Asesora Académica de Attac desde 2002 en adelante.

A mediados de los años ochenta, Altvater desempeñó un papel extraordinariamente importante en el avance del pensamiento marxista a la luz de la crisis ecológica. Fue un virtuoso de la investigación tanto clásica como actual, que proporcionó al debate alemán e internacional herramientas decisivas para formular una crítica ecológica de la economía política.

Una ciencia social crítica

En 1970, Altvater cofundó la revista PROKLA, una abreviatura de Probleme des Klassenkampfs (“Problemas de la lucha de clases”), que hoy lleva como subtítulo “Revista de Ciencia Social Crítica”. Cuando dejó el comité editorial hace diez años, dijo que “el corto verano del marxismo académico” había sido un “proyecto político generacional” para quienes habían tomado conciencia política alrededor de 1968. Esto fue considerado algo injusto por las generaciones más jóvenes, que se consideran seguidoras de la tradición de la teoría social crítica y trabajan en el profesorado hoy en día. PROKLA sigue siendo una de las revistas más exitosas en el mundo de habla alemana.

En todo caso, es innegable que Altvater impulsó un cambio importante en las ciencias sociales en Alemania. No mucho después de su jubilación y la de sus compañeros de viaje, los inventarios críticos de los departamentos de ciencias sociales fueron derribados bajo la fórmula de “el nuevo OSI”. Hoy en día, estos departamentos son operaciones académicas bien engrasadas. En toda Alemania, la creciente atención pública a las ideas marxistas solo se traslada a unos pocos lugares dentro de la educación superior. Altvater fue miembro fundador de la Asociación para la Investigación Social Crítica en 2004, que aún se esfuerza por organizar la teoría crítica tanto dentro como fuera de las universidades.

Elmar Altvater murió de cáncer el 1 de mayo.

* Universidad de Viena. E-mail: ulrich.brand@univie.ac.at.

[1] Publicado por primera vez en Der Standard, y traducido por Zachary King para su publicación en Verso Books. https://www.versobooks.com/blogs/3786-on-the-vitality-of-marxian-thought-elmar-altvater-1938-2018.

Descargar artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *