Ecología frente desarrollo: la experiencia del movimiento Save The Sundarbans de Bangladesh

Tonny Nowshin [1]

Traducido por Yago Mellado

 

Palabras clave: Sundarbans, central eléctrica de carbón Rampal, Asia del Sur, ecología

 

Resumen

Un movimiento ecologista sin precedentes tomó cuerpo cuando el Gobierno de Bangladesh proyectó la construcción de una central eléctrica de carbón a catorce kilómetros de los Sundarbans, el manglar más grande del mundo. Varios expertos, entre ellos algunos de la Unesco, indicaron que los residuos y el humo de la planta eléctrica amenazarían el bosque y su biodiversidad. A pesar de ello, el Gobierno persiste en su intención de realizar el proyecto sobre todo a causa de los intereses creados de algunos grupos en el poder. El movimiento empezó de forma discreta en el año 2012 y se ha vuelto masivo a partir de entonces. En 2017 logró movilizar al activismo ecologista internacional y a diferentes organizaciones con el objetivo de presionar al Gobierno de Bangladesh para que se abstuviera de construir la central. Este artículo esboza los actores clave, la evolución del movimiento, su alcance global y el escenario actual.

 

Contexto

El manglar de los Sundarbans es un enclave ecológico muy especial, particularmente importante no solo para Bangladesh, país en el que se encuentra su mayor parte, sino también para el mundo entero. Es el manglar más extenso que existe, y la Unesco lo ha declarado Patrimonio de la Humanidad. Este bosque está amenazado por el proyecto de la central Rampal. Oficialmente conocido como el Maitree Super Thermal Power Project, se trata de una central eléctrica de carbón de 1320 (2 x 660) megavatios que se pretende construir en Bagerhat, distrito de Khulna (Bangladesh). El proyecto está a cargo de la Bangladesh-India Friendship Power Company, empresa mixta integrada por la National Thermal Power Corporation of India (NTPC) y la Bangladesh Power Development Board (BPDB). El lugar propuesto para la central se encuentra a catorce kilómetros de los Sundarbans. Según la Unesco y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, la proximidad de la central Rampal afectará al bosque de cuatro maneras: 1) por la emisión de ceniza de carbón al aire, 2) por los vertidos de aguas y cenizas residuales al río, 3) a causa del incremento de movimientos de vehículos para transporte y dragado en el río y 4) debido a la industrialización y el desarrollo de las pertinentes infraestructuras (Doak et al., 2016).

 La revista Ecología Política se publica gracias al apoyo de sus suscriptores. Pasado un año desde su publicación, los contenidos pasan a ser de libre acceso. Para seguir leyendo suscríbete o compra el artículo en pdf.

Comprar artículo Suscríbete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *